Foto: ACB Photo

Máximo reboteador, máximo taponador y tercer jugador más valorado del Kirolbet Baskonia. Con estas credenciales se presenta Vincent Poirier en la Copa del Rey de Madrid.

El pívot francés está siendo uno de los jugadores más destacados del conjunto vasco este curso y conforma, junto a Shengelia y Voigtmann, uno de los juegos interiores más peligrosos y versátiles de toda Europa.

El Baskonia peleará mañana con el Joventut por un puesto en las semifinales, en un duelo en el que Poirier ha avisado de la peligrosidad del rival y la dificultad que supone jugarlo todo a una única carta. De hecho, en el enfrentamiento entre ambos equipos en la primera vuelta, el conjunto vasco se impuso por tan solo un punto.

«El encuentro liguero lo recuerdo porque ganamos de uno y fue un partido duro, consiguieron veinte rebotes más que nosotros y pudimos haber perdido también. Es un solo partido, o ganas o te vas a casa. Tienes que dar el 100% en este partido. Estamos muy motivados y debemos mantenernos concentrados»

«Será un partido de alto nivel porque a ambos equipos nos gusta correr y tenemos que hacerlo. Hay jugadores grandes que no les gusta volver en transición defensiva, pero necesitamos motivarlos porque si jugamos lento puede ser una trampa».

Pese a las bajas de Shengelia y Granger, el francés no ha querido caer en discursos victimistas y ha declarado que disponen de efectivos suficientes para lograr el triunfo.

«No podemos hacer nada que tenemos que jugar, trabajar y centrarnos en el partido. Desde que ‘Toko’ y Jayson Granger están fuera todavía tenemos grandes jugadores y tenemos que confiar los unos en los otros y seguir jugando nuestro baloncesto. Hemos trabajado muy bien esta semana, estamos todos en buena forma y hemos venido aquí a competir y a ganar partidos.»