Ficha Técnica
ADBA Inmobiliaria Antuña: Ana Fernández (3), Laura Martínez (2), Sara Brandy (3), Bojana Kovacevic (8) y Alicia Villegas (2). Andrea González, Sara Fraile (8), Virginia Sáez (11) y Ariadna González.
RC Celta Zorka: Iciar Germán (11), Hildur Kjartandottik (13), Anne Senosiain (11), Elo Edeferioka (12) y Adrienne Motley (10). Tamara Montero (5), Raquel Carrera (8), Paula Fernández (9) y Ainhoa Lacorzana.
Parciales: 12-15, 26-37  -descanso- 33-60 y 37-77.
Árbitros: Pellitero González y Cadaya Martínez.
Incidencias: Complejo Deportivo El Quirinal. Unos 175 espectadores.

Avilés, 4 de Diciembre de 2018. David Sánchez.

Le tocaba a Celta Zorka viajar al Principado a medir fuerzas ante el ADBA avilesino, conjunto que llegaba de vencer a Ibaizabal y que llegaba cargado de moral pero consciente de la magnífica dinámica de las gallegas, imbatidas hasta la fecha y dispuestas a seguir en dicha racha. No pudo empezar mejor para el Celta que con un parcial de 0-7 secó a las locales que tardaría 4 minutos en anotar.
El primer cuarto resultaría abierto y un apretón local en los últimos compases apenas dejaba renta de 3 puntos para las viguesas. La lesión de Lacorzana en su rodilla, obligaba a la misma a abandonar el encuentro sin opción de volver al mismo.
Todo cambiaba en el segundo cuarto, donde las locales empezaban a sufrir para anotar, con la mejoría defensiva visitante, que sumado al acierto en tiro exterior y bajo pintura abría brecha (19-29) a falta de 3′ para el descanso. Las viguesas con mayor altura y corpulencia mandaban bajo aro, pero las locales a base de tiro exterior no dejaban de remar en busca de recortar (26-34). Un triple para las viguesas cerraba un primer tiempo donde sólo la candidez defensiva visitante era punto a mejorar (26-37).
Un parcial de 0-5 Con puntos de Kjartandottik para Celta rompía definitivamente el duelo (26-43) Apenas las locales iban a sacar siete puntos en un parcial que las viguesas aprovecharon para finiquitar el encuentro, con cómodas llegadas y acierto interior ante unas avilesinas que empezaban a verse superadas una y otra vez, cerrando el cuarto 33-60, veintisiete puntos arriba de cara a disputar el último cuarto.
El mismo, testimonial y sin historia para el devenir final, fue nefasto para el devenir local que se veía superado una y otra vez por las rápidas llegadas viguesas, tardando 8 minutos en anotar para dejar un bagaje de 4 puntos, mientras que las gallegas sin necesidad de hacer más sangre cerraban el encuentro con 40 puntos de ventaja (37-77).

Comentarios