Al CD Barco le tocó sufrir de nuevo para conseguir la victoria ante el Ribadeo FC (2-1). Victoria trabajada que fraguó Rodri en los minutos finales, luego de la pena máxima que supuso la igualada para el Ribadeo FC tras abrir el marcador un David Álvarez en estado de gracia

 

Primera mitad insulsa y con poco juego en la que apenas hubo ocasiones. Un par de acercamientos locales por medio de Carlos de Dios y de Recamán y uno de Cris por el Ribadeo FC fue el pobre bagaje de esta primera parte muy igualada en posesión.

 

Los de Javi Rey despertaron del letargo en esta segunda mitad y en salieron convencidos de que los tres puntos se tenían que quedar en Calabagueiros. También los movimientos en el banco realizados por el técnico valdeorrés dieron su fruto, con acciones determinantes de los hombres que entraron como refresco.

Mediada esta segunda mitad llegó el tanto de David Álvarez que abría la lata del encuentro para los locales con un golazo desde unos 30 metros que se colaba por la escuadra visitante. Acoso y derribo por parte de un CD Barco que no conseguía despegarse en el marcador. Qué si acertaría serían los visitantes que dejarían helados a los aficionados locales cuando lograron empatar gracias a un penalti de Corzo sobre Miguel, que Rafa Casanova se encargó de enviar al fondo de la red, minuto 87. Pero este Barco nunca se rinde y su afición tampoco y lejos de enfriarse por el jarro de agua fría caldearon a los suyos y tras un buen pase de Diego Tato lo remató el goleador Rodri Alonso, desatando la euforia en los locales que sumaban 3 puntazos que los acercan a los puestos de cabeza.

 

Galería de imágenes del encuentro (Alejandro Lorenzo)