Foto: LaLiga

A Coruña, 21 nov (EFE).- Víctor Mollejo, centrocampista del RC Deportivo, ha explicado este jueves que el equipo gallego, colista de LaLiga SmartBank, debe darse «cuenta de la dificultad real» de la situación en que está inmerso para sacarla «adelante» y ha abogado por mantener la unión en la plantilla.

«Hace falta reaccionar, evidentemente. Hay momentos en los que uno se tiene que dar cuenta de la situación. Creo que ya somos realistas, pero cuanto antes nos demos cuenta de la dificultad real de la situación, antes saldremos adelante. Tenemos que estar juntos en estas situaciones y todo irá mejor», comentó en rueda de prensa.

El futbolista cedido por el Atlético de Madrid admitió que «no se puede ir a peor» porque el Deportivo es último en Segunda División y aseguró que, aunque «se han visto momentos» en los que el equipo «ha ido a mejor, el problema» es que no le han dado «continuidad».

Además, reconoció que el pasado fin de semana ante el Extremadura (2-0), «volvieron a aparecer los fantasmas de siempre de que el equipo no sabía muy bien lo que hacía».

Por eso, indicó que entiende a los aficionados, que devolvieron al terreno de juego del Francisco de la Hera las camisetas que les habían lanzado algunos jugadores y, posteriormente, mantuvieron una charla tensa con el director deportivo, Carmelo del Pozo, al que consideran principal responsable de la situación actual.

«Yo a la afición la entiendo porque es un momento muy duro para el deportivismo, pero solo todos juntos vamos a salir adelante. Si cada uno vamos a nuestro rollo, no lo digo por la afición sino también por los propios jugadores, es muy difícil salir de esta situación. Es un momento para estar juntos, dejar nuestras diferencias a un lado y tirar para adelante», sostuvo.

Mollejo consideró que, después de quince encuentros seguidos sin ganar, una victoria es «muy necesaria» para la mentalidad de los jugadores aunque no arregle la situación del equipo en la clasificación.

El sábado, los deportivistas tendrán enfrente en Riazor al Alcorcón, el único equipo del fútbol profesional español que se mantiene invicto a domicilio.

«La sensación es que cualquier rival nos puede hacer daño ahora, que los vulnerables parece que somos nosotros, así que ahora mismo, como si viene el líder, vamos a salir con las mismas ganas de ganar y da igual el Alcorcón o quien sea, vamos a salir con todo», apuntó.

El joven futbolista también valoró en su comparecencia las pintadas que han aparecido en el Estadio Abanca-Riazor contra el Consejo de Administración y el director deportivo.

«No nos gusta, pero no nos afecta tampoco. Son cosas que pasan en el clubes tan grandes como el Deportivo. Mucha gente sigue al Deportivo y se hace eco de la situación del equipo y evidente que haya malestar en la ciudad y no solo en la ciudad, sino en toda Galicia e incluso en toda España. Yo soy de Madrid y también me llegan mensajes desde allí preguntándome por la situación del Depor, que tiene esa influencia en todo el mundo», declaró.

El extremo blanquiazul afirmó que la situación complicada del Deportivo a él le «viene personalmente bien para madurar», explico que estas «situaciones te hacen mucho más fuerte» y deseó que el equipo salga «adelante».