Foto: RFEF

 

Lisboa, 16 feb (EFE).-  «Ahora toca el gran sueño, levantar mañana esa copa», comenta Vanessa Sotelo, que será la primera vez que la enseñe un combinado femenino, ya que se trata de la primera Eurocopa de Fútbol Sala Femenino, donde han llegado a la final las dos favoritas, España y Portugal, tras derrotar ayer en las semifinales a Rusia y a Ucrania, respectivamente.

Vanessa Sotelo, natural de Ourense y 49 veces internacional, milita en el Alcorcón de Primera división, y prevé que «el partido estará muy igualado y se decantará por pequeños detalles». Vanessa Sotelo debutó en 2014 ante Hungría.  A sus veintitrés años, Vanessa Sotelo es una de las referencias del fútbol sala femenino nacional.  Cabe destacar que a lo largo de su trayectoria profesional ha sido nombrada MVP en múltiples partidos.


Sobre el combinado de las «quinas», la pívot explicó que «son un equipo muy completo»; y advirtió: «Si nos contagiamos de su juego y de su locura, ahí sufriremos».

«El hecho de que el partido se vuelva loco, les puede favorecer, por lo que hay que mantener la calma y jugar el balón como nos gusta», explicó. La jugadora fue la máxima anotadora de la fase de clasificación del Europeo con 8 dianas; y ayer marcó el primer tanto de la victoria ante Rusia.

El partido se disputará a las 18.30 hora local (16.30 gmt), en el pabellón de Gondomar, localidad próxima a la ciudad de Oporto (norte de Portugal).