Igual soy yo que soy demasiado ingenuo, demasiado joven o demasiado calculador, pero a mi modo de ver, la decisión de salir en la Liga Endesa la temporada 2016/2017 me parece la más acertada por parte del club. El COB, casi a mediados de septiembre, se encuentra sin haber formado la mitad de la plantilla y para una competición que dará comienzo a mediados de Octubre, sería un suicidio deportivo y económico.

Muchos son los cobistas que dicen sentirse decepcionados por la decisión de la directiva de aceptar la propuesta de la ACB que, de nuevo, volverá a ser votada en Asamblea. Para muchos es inadmisible que después de lo ocurrido este verano se decida ahora aceptar la propuesta de una Asociación que ha puesto las cosas más que imposibles para el conjunto ourensano. Pero, seamos realistas, formar un proyecto deportivo a estas alturas de la temporada se antoja misión imposible. La mayor parte de los rivales por el objetivo del club ourensano ya tienen casi completas o bastante avanzadas sus plantillas. ¿Cómo plantarles cara si tú proyecto deportivo tiene que empezar a pocas fechas del inicio de la temporada?

La realidad es que salir en la próxima campaña, en lugar de esta, permitirá mejorar la estructura del club, negociar jugadores y patrocinadores con antelación y planificar objetivos con varios meses de ventaja sobre tus rivales.Una pequeña ventaja después de todo el sufrimiento de estos meses. ¿La mejor opción? Todos sabemos que lo justo es que desde un primer momento Ourense fuera equipo ACB, pero llegados a estas alturas del año y sin respuestas, lo mejor es haber abierto los ojos a todo un país de que el sistema actual del baloncesto español no es el correcto y que si hacen esta oferta es porque este equipo tenía razón.

A todos aquellos que siguen sin entender esta decisión y siguen sin aceptar esta oferta, os pido que reflexionéis y os paréis a pensar en el bien del club, no en lo que vosotros haríais. A veces, hacer más caso a la razón que al corazón evita muchos disgustos. La afición, más que nunca, debe estar con el club. El interés debe ser la supervivencia de un club que ha navegado muchos años al borde del abismo. Ahora se abre una luz, ¿de verdad os merece la pena anteponer vuestros intereses a los del club que amáis?

 

Comentarios