Foto: El Comercio

La visita a Gijón se presentaba como una misión imposible y así, finalmente, ha sido. El Rosalía de Castro sufrió una abultada derrota (69-25) ante el Huniko Gijón Basket en un partido muy desigual que quedó visto para sentencia al descanso (36-15).

Los de Ángel Castro afrontaron el duelo en el Palacio de los Deportes La Guía Adolfo Suárez con tan solo cuatro efectivos disponibles, teniendo que echar mano del filial para poder completar la comitiva.

Los hermanos Ejim instauraron su ley desde el primer minuto, muy seguros en el rebote, letales de cara al aro y superiores físicamente.

Ryan, con un doble-doble de 14 puntos y 14 rebotes para 30 de valoración, fue el principal protagonista del encuentro, mientras que Kenny aportó 12 tantos y Malik Wineglass, el tercero ‘en discordia’ del trío estelar, añadió otro doble-doble (diez puntos y diez rebotes).

Sin sus grandes referentes disponibles, el conjunto compostelano no estuvo en el partido en ningún momento, sin encontrar la forma de hacer daño en las líneas defensivas rivales. Un pobre acierto de cara al aro (16% en tiros de campo) que se trasladó al rebote (58 a 29) y a la valoración conjunta (104 a -17).

De hecho, Alejandro Carrera y Jorge Pérez fueron los máximos anotadores visitantes con cinco puntos cada uno.

Aunque esperada, esta derrota, sexta consecutiva, hunde todavía más al Rosalía de Castro en el pozo de la clasificación. Los santiagueses son penúltimos con un balance de 3-15 y ya son tres los triunfos que los separan de los siguientes clasificados: Baloncesto Narón y Liberbank Oviedo Baloncesto.

Por su parte, el Huniko Gijón Basket se asienta en la sexta posición del Grupo A-B tras sumar su sexto triunfo consecutivo.