[alert type=»danger»]

Ficha Técnica:

Oviedo Baloncesto (82): Dani Pérez (11), Johan Löfberg (10), Miquel Salvó (6), Manu Rodríguez (15), Felipe dos Anjos (14) –cinco inicial-, Mouhamed Barro (0), Fabio Santana (10), Paul Jesperson (0), Edu Hernández Sonseca (11) y Carlos Martínez (5).

Básquet Coruña (72): Dago Peña (19), Javier Lucas (0), Joan Creus (3), Tautvydas Sabonis (4), Sergio Olmos (10) –cinco inicial-, Pablo Ferreiro (4), Filip Djuran (14), Ángel Hernández (11), Gediminas Zyle (4) y Josip Mikulic (3).

Parciales: 32-16, 16-11, 18-23, 16-22.   

Árbitros: Germán Morales y Cristian García. Excluido Sergio Olmos por cinco faltas personales.

Incidencias: Pabellón de Pumarín. Prácticamente lleno.

[/alert]

 

Oviedo, 3 de Diciembre de 2016. David Sánchez. No era asequible la visita de Coruña al pabellón de Pumarín, fortín donde los locales mantienen una racha que les permite codearse con la zona alta de la clasificación. Aunque el encuentro no arrancó mal con un intercambio de canastas que incluso puso a Coruña con ventaja por la única ocasión en el encuentro (4-5), Oviedo arrancó en ataque un cuarto idílico para cualquier conjunto, sustentado desde la línea de tres puntos donde Manu Rodriguez se colocaría como abanderado local, obligando a Tino Pérez a pedir el primer tiempo muerto con el (20-11). Servía el tiempo muerto para coger aire y que las diferencias en un principio no fueran a más, a pesar de lo cual el atasco gallego en ataque seguía vigente y Oviedo lo aprovecharía para llegar el término del primer cuarto (32-16).

Los primer compases del segundo cuarto fueron de intercambio de canastas, hasta que Coruña cosechó dos perdida de balón en ataque que Oviedo no perdonó llevando el (42-18) al luminoso de Pumarín. Antes del paso por vestuarios, Zyle enchufaba dos canastas para Coruña mientras desde la línea de tiros libres Sabonis erraba dejando al descanso a Oviedo 21 puntos arriba.

El segundo acto aumentaba de salida el guarismo a favor local, hasta un 57-31 que parecía demoledor ya para los intereses da un Coruña que entonces se vio en la tesitura de apretar los dientes. Filip Djuran y sus aciertos de cara a canasta dieron algo de aire a Coruña que no aceptaba ver como la renta se disparaba sin control y a base de remar y apuntar con mayor tino, al término del tercer cuarto la ventaja local se quedaba en dieciséis a su favor.

El ultimo parcial arrancó con Coruña enrabietado y con Dago Peña masacrando el aro local desde la línea de tres puntos con tres triples y echándose a Coruña a la espalda, y aunque la renta local llegó a bajar hasta los doce puntos, el cuadro de Carles Marco supo mantener el margen suficiente para sumar un nuevo triunfo en Pumarín, donde el gran arranque de partido le acabó dando una placida victoria final.