[alert type=»info»]

FICHA TÉCNICA:

RC Celta de Vigo: Rubén Blanco, Jonny, Cabral, Fontàs, Facundo Roncaglia, Marcelo Díaz, Wass (Señé min. 82), Radoja, Iago Aspas (Pape Cheikh, min. 83), Bongonda y Giuseppe Rossi (Guidetti, min. 70).

Granada CF: Ochoa, Matthieu Saunier, Vezo, Foulquier, Lombán, Franck Tabanou (Alberto Bueno, min. 65), Mehdi Carcela-González, Uche (Ezequiel Ponce, min.72), Andreas Pereira (Atzili, min. 57), Samper, y Artem Kravets.

Goles: Iago Aspas (min. 22), Bongonda (min. 39), Kravets (min. 87), Pape Cheikh (min. 93).

Árbitro: Trujillo Suárez, Daniel. Amonesta con amarilla a los visitantes Pereira (min. 34), Samper (min. 41) y Tabanou (min. 62).

Incidencias: partido de la 13ª jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Balaídos.

[/alert]

 

La primera ocasión del partido vino por parte del Granada. Un tiro del propio Kravets que sale muy escorado por el lado izquierdo de la portería. Sin embargo, esta ocasión era una excepción, y es que ninguno de los dos equipos creaba peligro. El Celta con la posesión, pero con grandes dificultades para pasar la línea defensiva. Y el Granada con una gran impaciencia e imprecisión en el pase y en las salidas a la contra.

El primer gol llegó en la que era la primera ocasión clara del partido, hacia el minuto 22. Todo un regalazo del Granada. Vezo no terminó de despejar, ni controlar, ni pasar el balón que queda suelto. Nadie es capaz de reaccionar excepto Iago Aspas, el Mago de Moaña, que más listo que la defensa, llega por detrás y remata solo para poner en el marcador el 1-0. Justo tras el gol, el Celta tuvo otra ocasión, pero Ochoa ataja un mano a mano de Wass.

El segundo del Celta no tardó en llegar. Tras el tanto, el Granada se vino abajo y Bongonda lo aprovechó. Fue él mismo el que comienza la jugada, pasa a Iago, que se lo devuelve y el belga marca el 2-0.

En la segunda parte se esperaba una mayor intensidad visitante, pero no se dio. Incapaz de meter intensidad y rapidez en el ataque y con muchas dudas a la hora de pasar el balón. Los cambios en el Granada, como la entrada de Atzili, Alberto Bueno o Ponce fueron insuficientes.

En estos segundos 45′ hubo más ocasiones del Celta, como un disparo del omnipresente Aspas desde lejos que intentó aprovechar que Ochoa estaba adelantado, pero el balón dió en el larguero. También Cabral tiene una oportunidad en el saque de un córner que el portero mexicano consigue atrapar.

Conforme pasaban los minutos el Granada se hundía más y el Celta desplegaba más calidad y toque. A pesar de ello, los de Alcaraz  no terminaron el partido sin crear sus ocasiones. El ucraniano Kravets vuelve a tener otra oportunidad muy parecida a la de la primera parte, y el balón volvió a salir por la izquierda de la portería. También Ponce tiene otra que vuelve a irse por el mismo costado.

Y como dicen que a la tercera va la vencida, fue a la tercera cuando Kravets marcó el primero para los visitantes. Tras un error defensivo de Cabral que resbaló al intentar despejar y el balón fue al delantero, que esta vez no perdonó. Se recortaban las distancias con un 2-1 en el marcador.

Tras el gol, los andaluces subieron la intensidad, una que no habían tenido en todo el partido. Aunque quedaban muy pocos minutos para conseguir empatar y el Celta muy inteligente no regaló ningún balón. Así, un Granada buscando el empate a la desesperada y con jugadores que ya no bajaban a defender cuando los gallegos marcaron el tercero. Ya en el descuento, Pape Cheikh, que acababa de entrar por Iago Aspas, puso el 3-1 definitivo en el marcador.

 

Yolanda Gutiérrez/Los otros 18