Hummel Best Player of the Match: PEREZ DE VARGAS (ESP)/Foto: Marco Wolf – IHF/RFEB

La selección española sigue firme en su lucha por las medallas en el Campeonato del Mundo de Alemania y Dinamarca 2019 y lo hace hasta la fecha con pleno de victorias. La última se ha producido esta tarde frente a la Macedonia de Raúl González (21:32, 12:13 al descanso) en el Olympiahalle de Múnich gracias a la inconmensurable actuación de Gonzalo Pérez de Vargas.

Fue el portero macedonio Mitrevski quien se empeñó en complicar el inicio de los Hispanos, muy incómodos durante los diez primeros minutos de partido en los que el cuadro balcánico logró abrir una pequeña ventaja en el marcador. Sin embargo, los Hispanos reaccionaron a tiempo para meterse en el choque con varios tantos de Julen Aginagalde y Raúl Entrerríos, si bien el gran protagonista indiscutible de los 30 primeros minutos fue Gonzalo Pérez de Vargas.

El portero toledano se echó el equipo a hombros cuando el ataque no dejaba de toparse con la madera de la meta rival. Sus paradas fueron clave para mantener a Macedonia y a su estrella Kiril Lazarov a raya y llegar al descanso con una ventaja mínima en el marcador, obra de Daniel Sarmiento sobre la bocina. Incluso sin cuajar un juego brillante, por momentos precipitado, España se marchó a vestuarios con esa ligera renta que no dejaba lugar a relajaciones.

Por esa razón, la segunda parte comenzó inmejorable para el conjunto español. Tres robos en defensa que propiciaron tres goles a la contra, una jugada elaborada que culminó Aitor Ariño desde el extremo izquierdo y un golazo de precisión milimétrica de portería a portería, obra del inspirado Gonzalo Pérez de Vargas. El resultado: un parcial de 0:5 favorable a los Hispanos en menos de dos minutos de juego y el consiguiente tiempo muerto de Raúl González.

Dos minutos clave para que los Hispanos rompieran el partido e impusieran su ley en el Olympiahalle de Múnich aprovechándose de los numerosos fallos atrás de Macedonia, que vio cómo se le vino encima el tsunami español sin poder hacer nada por frenarlo. Incluso se permitió el conjunto de Jordi Ribera ciertas florituras y show time fruto de la amplia renta que mostraba el marcador.

Dichos minutos los aprovechó bien el joven Aleix Gómez, jugador que sigue consagrándose como una estrella gracias a su desparpajo y calidad en ataque. De hecho, fue el máximo anotador de los Hispanos frente a Macedonia con seis goles. Gracias a esta victoria, España no sólo sigue con su pleno de triunfos sino que se asegura pasar a la Main Round con dos puntos como mínimo en su casillero. Mañana será la prueba de fuego definitiva ante Croacia (20:30 h., Teledeporte), selección que lidera el Grupo B gracias al goal average.

Fotografía: Marco Wolf / IHF

Fuente: RFEBM