El Pazo se ha vuelto a ilusionar tras ver la exhibición del Club Ourense Baloncesto ha hecho ante un Cocinas.com que acusó en demasía las bajas. Una victoria trabajada desde la defensa, con Pedro Rivero y Salva Arco como grandes estrellas liderando el ataque cobista.

 

Club Ourense Baloncesto (71): Rivero (14), Arco (12), Edu Martínez (9), Fieler (2) y Busma (8) –cinco inicial- Díaz (5), Brown (0), Suka (8), Rejón (6), Allison (7), Iglesias (0) y Martín Rodríguez (0).

Cocinas.com (47): Lobo (3), Ott (7), Ruiz de Galarreta (2), Carlson (13) y Nwogbo (7) –cinco inicial- Gago (2), Lima (1) y Coego (12).

Árbitros: Lucas de Lucas y López de Córdoba. Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada de la Liga Adecco Oro jugo en el Pazo dos Deportes Paco Paz ante unos 1500 espectadores.

 

Con el regreso de Salva Arco a Ourense y su gran inicio de partido con 12 puntos en los dos primeros cuartos  y excepcionalmente acompañado en la dirección por Pedro Rivero que cuajo su mejor partido desde que viste la camiseta cobista, llevaron a los suyos hacia la victoria sobre un Cocinas.com  que sólo aguantaron el ritmo ourensano durante el primer cuarto y que se fueron desinflando paulatinamente según los pupilos de Gonzalo García de Victoria dejaron de abusar del tiro de tres y fueron apretando tuercas en las labores defensivas. Una defensa asfixiante, agresiva, pegajosa y agobiante lo que hizo que el conjunto de Antonio Pérez se fuese de vuelta con tan sólo 47 puntos.

 

Salieron los ourensanos dispuestos a sentenciar desde el inicio. Salva arco sólo tardaría 2 minutos en levantar su puño al viento al mismo tiempo que se levantaba todo el Pazo que volvía a vibrar con el de Navás como antaño. Cocinas se amarraba al marcador con uñas y dientes y con una buena defensa dejaba un abierto 19-16 al final del primer cuarto.

Con dos triples consecutivos al inicio del segundo periodo, Suka-Suma comenzaría a poner tierra de por medio ante un rival que no encontraba la forma de hacerle daño a los cobistas gracias a la gran defensa que estaban practicando. Ben Allison, una de las revelaciones de los ourensanos, sino la que más, que llevaba una pregunta a la grada ¿ que hacía sin jugar este chaval?, se hizo grande en la pintura y en unos minutos se hizo dueño de las zonas metiendo los ourensanos un parcial de 9-0  con el que se llegaba al descanso (34-25).

Tras el descanso solo había un temor, el temido bajón del tercer cuarto tan fatídico como habitual las últimas temporadas. Pero esta temporada, el equipo de Gonzalo García en vez de ir de más a menos va de menos a más y empezaría a poner tierra de por medio para alivio de la grada que volvía a empujar como antaño y que se volvía a levantar de sus asientos con los tres triples consecutivos de Edu Martinez que dejaban un marcador al descanso más que tranquilizador ( 54- 38).

Y se llegó al último cuarto con un rival muy tocado anímicamente, sobre todo gracias a la labor de Pedro Rivero que hacía de todo, robaba, anotaba y asistía hasta tener ventajas de 25 puntos. Poco que contar hasta el final, Cocinas.com intentaba reducir diferencias desde el exterior pero  no tuvieron su día Galarreta y cía ( 2 de 24 en tiro de tres).

 

Un resultado final de 71-47 dejaba claro que, a pesar de las numerosas bajas visitantes, el Club Ourense Baloncesto fue muy superior y ha conseguido una victoria incontestable, una victoria trabajada desde la defensa y refrendada desde el ataque y dirigida por un Pedro Rivero inmenso tanto en defensa como en ataque. Como guinda de la fiesta el público presente en el Pazo pudo ver el debut en la LEB Oro de Martín Rodriguez y volver a disfrutar de Cristian Iglesias, ambos jugadores del equipo filial y que jugarán en Primera Nacional.