Diez meses sumaba Club Ourense Baloncesto sin ser derrotado a domicilio en Liga Regular. Una racha a la que puso fin Unión Financiera Oviedo en un Pumarín que se convirtió en el sexto jugador de los asturianos. Y es que los de Carles Marco vencieron un partido que parecía no tener dueño hasta los instantes finales donde unos colosales Van Wijk y Jordan Swing acabaron de certificar el papel de héroes del encuentro.

Comenzó Oviedo mandando en el partido. Dan Trist en la pintura y Víctor Pérez y Van Wijk en la larga distancia abrieron la primera brecha en el marcador (15-9, min 6). Por su parte, edro Rivero secundado por Max Salash fueron el sustento de un Ourense que sufrió en anotación en los primeros minutos. Bassas amplió la ventaja pero el COB logró reponerse para llegar sólo al final del primer acto. EL segundo cuarto empezó con problemas para anotar en ambos equipos. Ourense con una canasta de Kapelan logró ponerse por delante mediado el segundo cuarto. Reaccionó Oviedo con un Swing en estado de gracia y que anotó 8 puntos en 3 minutos y que ayudado de Dan Trist ayudó a que su equipo llegase 6 arriba en el descanso (37-31).

Parecía que Rivero y Kapelan iban repetir lo de Logroño. Dos triples consecutivos del capitán ourensano y uno del escolta acercaban al conjunto de García de Vitoria en el marcador (43-42, min 25). Víctor Pérez, del que ya había avisado el técnico cobista en la previa, sacó su mejor mano y hizo 6 puntos consecutivos para volver a despertar al conjunto ovetense. Una antideportiva de Kyle Rowley y un triple del mejor Van Wijk volvían a poner diez puntos de ventaja favorables al Unión Financiera. Apareció Guillermo Rejón en cancha, que no había jugado hasta el momento, para adquirir el mando del equipo y ayudar a que el equipo con la ayuda anotadora de Kapelan y Agbelese llegará al último cuarto metido en el partido (58-54).

Rejón y Agbelese siguieron poniendo en problemas a los locales en el inicio de los últimos 10 minutos y en los que el conjunto cobista se llegó a poner por delante tras un buen triple de Zamora (58-60 min 34). Van Wijk y Swing, que no habían desconectado del partido, cogieron las rendas del equipo para volver poner por delante a los de Carles Marco. Primero Swing con 10 puntos consecutivos y luego Van Wijk con dos triples en los minutos finales impidieron la remontada de un COB que luchó hasta el final. Segunda derrota de la temporada de un equipo que sigue creciendo a medida que avanza la competición y que se muestra cada vez más competitivo. Los de García de Vitoria lo volverán a intentar este fin de semana ante un Breogán que llega al Pazo después de haber cosechado su primera derrota liguera en Coruña.

Ficha técnica:

U.F. Oviedo (76): Bassas (9), Víctor Pérez (11), Swing (20), Van Wijk (14), Trist (10) – Crosgile (0), Prieto (0), Diego Sánchez (2), Fernández (6) y Cabanas (4).

Club Ourense Baloncesto (68): Rivero (10), Zamora (5), Barreiro (3), Salash (6), Rowley (3) –cinco inicial- Ballesta (0), Kapelan (15), Ander Martínez (2), Tomás Fernández (5), Rejón (4) y Agbelese (15).

Parciales: 20-16, 17-15, 21-23, 18-14.

Foto: Gabinete comunicación Oviedo Baloncesto