El Celta rompió su terrible mala suerte de cara al gol en el minuto 15 de la segunda mitad, con un tanto de Orellana. Fin a 725 minutos sin marcar. Antes había hecho un gran fútbol, fallado un penalti y encajado un gol en la única ocasión del Valencia

 

 

R.C.Celta: Sergio, Hugo Mallo (Nolito, min.46), Sergi Gómez, Fontás, Jonny, Krohn-Dehli, Augusto (Borja Fernández, min.79), Pablo Hernández, Orellana y Nolito

Valencia C.F: Diego Alves, Orbán, Mustafi, Otamendi, Barragán, André Gomes, Parrejo (Javi Fuego, min.80), Enzo Pérez, Rodrigo (Cancelo, min.91), Alcácer y Negredo (De Pau, min.64)

Goles:

0-1, min.42: Rodrigo

1-1, min.60: Orellana

Árbitro: González González, del comité castellano leonés. Amonestó a Charles, Jonny, Pablo Hernández, Rodrigo, Parejo

Incidencias: Estadio de Balaídos: 19.218 espectadores. Antes del encuentro del partido se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado de París. También se le hizo entrega a Nolito el Trofeo Manuel de Castro, organizado por Moiceleste, El Fútbol es Celeste y Siareiros.net, como mejor jugador del año 2014.

 

 

RC Celta y Valencia CF empataron 1-1 en la 18ª jornada de la Liga BBVA. De esta manera, el cuadro de Eduardo Berizzo rompe su mala racha de seis derrotas consecutivas, mientras que, por el contrario, el conjunto ‘ché’ suma su quinto encuentro como invicto.

El conjunto local se mostró ordenando y desempeñando un buen juego en la primera parte, pero desaprovechó una buena oportunidad para adelantarse en el marcador, en el minuto 27, y lo pagó caro. El árbitro señaló la pena máxima tras un derribo de Otamendi a Charles, pero Diego Alves consiguió desviar el disparo de Fabio Orellana desde los once metros. Entonces el equipo de Nuno Espírito Santo reaccionó y Rodrigo adelantó a los suyos momentos antes del descanso.

El Celta siguió haciendo su buen trabajo en la segunda parte y pronto obtuvo su recompensa. En el 62’ de partido, tras un buen centro de Krohn Dehli, Orellana remató totalmente libre de marca batiendo al guardameta visitante. A partir de entonces, los locales crearon más peligro y buscaron más los tres puntos para brindarle esa ansiada victoria a la afición del Estadio de Balaídos. Lucharon hasta el final, pero el 1-1 no se movió del marcador, por lo que el encuentro acabó con reparto de puntos.

LFP