Foto: Yedra Seara/UD Ourense
Ficha técnica

UD Ourense: Dani Sampayo; Varo, Pablo Corzo, Ocampo, Alfredo; Tiago, Gabi; Carlos de Dios (Hugo García, min. 46), Champi (Raúl Melo, min. 69), Migui (Cabanyes, min. 46); y Amin.

Alondras CF: Manu Vizoso; Diego, Aitor Díaz (Agujetas, min. 73), Brais, Pablo García; Jesús Varela, Sergio Santos (Cacheda, min. 84), Manu Santos, Iván Péreaz; Luismi (Millán, min. 84) y Jonás (Yahvé, min. 69).

Goles: 0-1 Jonás (min. 4). 0-2 Jonás (min. 42). 0-3 Jesús Varela (min. 69).

Árbitro: Estraviz Pardo (A Coruña). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Alfredo, Ocampo y Nacho Currás (segundo entrenador) y a los visitantes Sergio Santos y Aitor Díaz.

 

Quique Amil. Ourense.-  Le faltaba dar un paso adelante al conjunto de Jorge Otero lejos de casa y lo consiguió con un partido impecable, escaso de brillo, pero efectivo de principio a fin. Al equipo de Fernando Currás le falló el plan A, no supo sacar tajada mientras el B tenía capacidad de sorpresa y sucumbió sin oponer resistencia ante la pegada del bando morracense.

Urgido por el tempranero tanto de Jonás, el bloque rojillo evidenció una alarmante falta de colmillo a la que tendrá que encontrar remedio para salir del atolladero en el que se encuentra, penúltimo con 13 puntos, aunque eso sí, a un paso del amplio ramillete de escuadras que se encuentran en media tabla.

Solo cuatro minutos necesitó el equipo de Jorge Otero para encontrar premio a su planteamiento. Lo poco que se pudo ver antes del gol apenas distó de lo que vino después, con un bando visitante bien resguardado sobre dos líneas de cuatro hombres que dejaron sin oxígeno al trío de peloteros del equipo rojillo -Tiago, Champi y Gabi-.

Era un escenario -el previo y el post- calcado, salvo por la presión que empezó de sentir el bando anfitrión ante la infranqueable solidez que transmitía el colectivo forastero. El premio y la pronta tranquilidad llegó en una larga posesión en la que Pablo García consiguió desnudar al entramado defensivo rojillo con un pase en profundidad para Luismi, generoso para servirle el tanto en bandeja a Jonás.

Seguir por el mismo camino fue la máxima con la que jugó el Alondras, con Luismi descolgado para lanzar a Jonás al contragolpe. La muralla visitante, que alternó presión en tres cuartos de campo con un repliegue más intensivo, consiguió frenar sin demasiados problemas las pretensiones del bando anfitrión, incapaz de explotar los costados una vez que el juego por dentro se había convertido en una quimera.

Un centro de Champi al que no llegó Amin y remate del propio ariete desde fuera del área fue el pobre bagaje de una UD Ourense que contaba con llegar al descanso sin más daños. Parecía bien encaminada a ello hasta que Jonás se elevó para peinar en el primer palo un córner botado por Jesús Varela.

Quiso Fernando Currás dotar al equipo de más referencias -Cabanyes y Hugo García- tras el descanso para buscar un juego más directo que generase desajustes en los marcajes y dudas en las coberturas. Duró diez minutos esa fase de acoplamiento en la parcela defensiva, y el Alondras recuperó el timón del juego, adormeciendo el ritmo ante un cuadro unionista que sufría cuando no tenía el esférico y que no sabía sacar provecho cuando tenía su control.

Ambicionaba la UD Ourense con castigar una concesión visitante, pero lejos de suceder eso, el paso de los minutos fue minimizando sus opciones ante los lamentos de unos aficionados que padecieron, sin alegrías que llevarse a la boca, las embestidas del gélido aire enviado por Filomena.

Noqueado por la aplastante superioridad del contrincante, el conjunto unionista entendió mucho antes del final que la batalla estaba perdida, cuestión que a la que dio oficialidad el 0-3 de Jesús Varela después de una gran asociación con un jugador con experiencia en Primera como Iván Pérez.