Complicado. Así fue este encuentro del Leyma Coruña frente a Oviedo. Y no sólo por el partido en sí y las trabas provocadas por el equipo ovetense. Si no por la aparición de dificultades externas que, sin ninguna duda. marcaron el rumbo del encuentro.

Un encuentro, que arrancaba con escasa anotación por parte de ambos equipos, y destacando la labor en defensa y la intensidad atrás de los jugadores naranjas. Aun así, el primer cuarto finalizaba con un ajustado 13-18, que de nuevo volvía a la carga nada más iniciar el segundo cuarto con una canasta obra de Perris Blackwell. El partido estaba apretado a más no poder, sucediéndose canastas y tiros libres, y ajustando el marcador hasta el punto de llegar al intermedio con un 37-37.

Pero a la vuelta del descanso, el partido se torció tras la descalificación de Filip Djuran, después de pitarle una falta personal y por consiguiente, una técnica, que lo enviaban directo al vestuario, a pesar de las protestas de la afición local. A pesar de ello, el equipo naranja siguió remando ante el Oviedo, llegando al último cuarto solo 3 puntos por debajo de los asturianos.

Y casualmente, esos 3 puntos fueron los que le faltaron al cuadro coruñés para obtener la victoria al final del encuentro. Parecía que, a pesar de que el Oviedo se escapase en el marcador (62-74), la furia de los locales acabaría por vencer, pero, aunque rozamos la victoria con los dedos, el marcador finalizó en 78-81.

Toca reponerse de la derrota, tras una racha de cuatro victorias consecutivas, y comenzar a preparar el encuentro de este viernes en la capital, frente a Canoe.

Nota de prensa del Basquet Coruña