La palista Teresa Portela, a sus 37 años, ha conseguido clasificarse para la final del K1 200. La gallega llega a la cita mundialista de Szeged (Hungría) en un gran momento de forma, fue primera en su semifinal y pasó directamente a la final, lo que la convierte en una clara aspirante a medalla. Marcó el tercer mejor tiempo de todas las clasificadas gracias a un registro de 39.23 segundos, tan sólo le superaron la neozelandesa Lisa Carrington y la polaca Marta Walczykiewicz.

La palista de o morrazo se mostró desde el inicio de carrera en primera posición, a medida que avanzaban los metros, la distancia sobre sus rivales iba en aumento hasta la línea de meta, por detrás de ella entraban la ucraniana Mariia Kichasova-Skoryk y Milica Starovic de Serbia.

Mañana a las 11:33 está prevista la final de medallas en la que además se reparten los pasaportes olímpicos, objetivo principal para Teresa Portela, que busca la participación en sus sextos juegos olímpicos. Las cinco primeras se harán con el billete para Tokio 2020.

El deportista del Kayak Tudense Roi Rodríguez está en la final de K-1 1.000 metros después de su esfuerzo y sufrir mucho en las semifinales, en la que fue tercero. El tudense realizaba una carrera muy táctica, realizando una fuerte salida que lo situó en cabeza para seguir con un ritmo medio alto que le dejaría fuerzas para esprintar en los metros finales y así conseguir la clasificación.

La primera posición se la llevaba el palista de Bielorrusia Aleh Yurenia con un tiempo de 3:26.50 segundos, mientras que la segunda plaza sería para el argentino Agustine Vernice que registró 3:27.01 segundos, Rodríguez pararía el crono en  3:27.34 segundos, salvando el tercer puesto frente al belga Artuur Peters que entraba en meta con  3:27.47.

A las 12:14 de mañana Roi luchará por estar entre las cinco mejores piraguas de la final para así hacerse con la clasificación olímpica

Por otro lado, la pareja del Piragüismo Poio de Sergio Vallejo y Adrián Sieiro no pudo acceder a la final, después de terminar en quinto lugar en la semifinal más rápida de las tres que se disputaron. Los de Poio tendrán que luchar en la final B de mañana. El próximo año tendrán otra oportunidad de lograr clasificarse para los juegos en el preolímpico de Duisburg, en el que todavía quedan dos plazas libres.

Además, esta tarde David Barreiro (Náutico Rodeira) se clasificaba para la final de C1 500 metros, mañana a las 12:40 será su turno. Pedro Vázquez (Kayak Tudense) y Pelayo Roza se imponía en la semifinal de K2 500 metros, a las 12:48 de mañana lucharán por las medallas.

Nota de prensa de la Federación Gallega de Piragüismo