La viguesa sabía que sería una prueba complicada, con casi todas las mejores deportistas del mundo en liza. Tan solo faltaba en la lucha la campeona del mundo del pasado año, Katie Kelly, pero quien sorprendió fue la holandesa Joleen Hakker, que hizo un circuito de bicicleta absolutamente espectacular, logrando el mejor parcial y con mucha diferencia.

El ciclismo fue decisivo. Era un trazado muy complicado y técnico. Los deportistas tenían que dar cuatro vueltas a un circuito con más de 25 giros por vuelta y al competir todas las categorías juntas resultaba muy complicado poder adelantar en estas calles tan estrechas. Pese a la enorme dificultad de la bicicleta, donde realmente no estuvieron al máximo nivel Susana y su guía Mabel Gallardo fue en la carrera a pie, quizás muy desgastadas por el segmento anterior. Ahí perdieron un tiempo fundamental, en un sector en el que habitualmente remontan posiciones, tal y como había sucedido en el Europeo de Lisboa, donde superaron con claridad a Joleen. Alisson Patrick (Gran Bretaña) se proclamó campeona del mundo por delante de Joleen Hakker (plata) y de Melissa Reid (bronce).

A pesar de no estar excesivamente satisfecha por él resultado, Susana ya piensa en seguir trabajando hacia los Juegos Paralímpicos de septiembre. Ahora viajan directamente la Sierra Nevada a seguir con la preparación junto a Mabel y su entrenador Luis Piña. Como aspectos positivos, destacar lo rápidas que estuvieron en las transiciones (fueron las mejores en las dos) y también que tuvieron una prueba más para trabajar juntas (Susana y Mabel), ya que llevan muy pocas pruebas juntas. Además el circuito de Río no se parece en nada al de Rotterdam, por lo que enfrentan el desafío con la máxima ilusión.