Foto: ACB Photo

Stevislav Pesic, entrenador del Barça Lassa, no tuvo más que palabras de elogio para sus jugadores en la rueda de prensa posterior al partido ante el Iberostar Tenerife.

El técnico destacó el buen quehacer del equipo durante los primeros 35 minutos, aunque lanzó un aviso por unos últimos cinco minutos que el cuadro insular aprovechó para meter el miedo en el cuerpo.

Jugamos prácticamente un partido muy completo, perfecto, no se puede jugar mejor, cuando jugamos 35 minutos con defensa y ataque, rebotes, rotación, tres puntos, asistencias… Todos perfectos. Después perdimos la concentración, quizás porque el equipo empezó a pensar en mañana e hicimos demasiados errores. De esto hay que aprender, pero demostramos un gran baloncesto contra un equipo que compite siempre, lucha, hace faltas, juegan con riesgo, pero nosotros estamos preparados para esto y gracias a nuestra muy buena preparación hemos podido ganar este partido sin grandes problemas”.

“Me gusta hablar sobre los 35 minutos buenos que de los últimos cinco minutos. Pensábamos que ganábamos y eso a veces pasa factura”.

“Nosotros estamos en la final y esta noche y mañana hay que pensar sobre los errores que hemos hecho, tenemos jugadores con calidad y experiencia. El entrenador tiene que preparar el partido y explicar cómo se juega una final, ese es mi trabajo. Cada uno, el entrenador sobre todo, espera que se juegue 40 minutos, y es lo que esperamos en un futuro”.

En el vestuario no he hablado. Sólo he dado un mensaje, que tenemos que prepararnos para mañana y será importante organizarnos esta noche, la cena y cómo dormimos para recuperarse para la final. Sobre cosas técnicas, primero tengo que hablar con los asistentes, analizar cosas que nos interesan y preparar el partido. De otras cosas, tenemos tiempo para hablar”.