[alert type=”danger”]

Sevilla Atlético: Caro, Carmona, Bernardo, Diego, Matos, Eteki (Curro, min 71), San Emeterio, Cotán (Aburjania, min 81), Pozo, Ivi y Carrillo (Marc Gual, min 66)

CD Lugo: José Juan, Calavera, C. Hernández, Miquel, Leuko, Sergio Gil (Caballero, min 87), Seoane, Iriome (Damià Sabater, min 74), Campillo, Fede Vico (Carlos Pita, min 56) y Joselu

Goles: 0-1, min 66: Miquel. 1-1, min 91: Marc Gual.

Árbitro: Medié Jiménez (Cataluña). Amonestó a Bernardo y a Pozo por los locales. Por los visitantes a Carlos Pita y Leuko.

Incidencias: Partido disputado en el Sánchez-Pizjuán ante 1.646 espectadores.

[/alert]

 

 

 

El choque de hoy medía en el gran escenario del Ramón Sánchez Pizjuán a dos equipos en magnífica situación, y con el gusto por el buen juego y la creación por bandera. El CD Lugo llegaba a Sevilla con la meta de continuar su dinámica ascendente y conservar su posición de privilegio en los puestos altos de la tabla. Con el esqueleto clásico del curso, los albivermellos se medían a un Sevilla Atlético que regresaba a su feudo, ubicación en la que venían logrando los mejores resultados de la temporada.

El encuentro arrancaba vivo, con ambos conjuntos buscando el control del balón, y con los visitantes como protagonistas del ritmo de juego, buscando el control de la parcela central y la posesión, y entrando por banda para desarmar la estructura de un rival atrevido y ofensivo en su planteamiento. Los de Luis César controlaban posesión, empleando bien los espacios, y ocupándolos con efectividad, tanto en la salida, como en la construcción de la jugada ágil y en pocos toques.

Con el manejo de balón de su lado, y la búsqueda de superioridad en zona de creación como premisa, los visitantes trataban de romper el orden del rival, aprovechando la agresividad de sus hombres de ataque y la velocidad en circulación en campo rival. Buenas combinaciones para sorprender a la zaga rival, aunque sin fortuna final en zona de remate. Por su parte, el Sevilla Atlético no renunciaba a su faceta ofensiva, y empleando la calidad de sus hombres de enganche, procuraba el desborde por ambos costados, con buena respuesta de la zaga albivermella en cada tentativa.

Los últimos minutos mantenían vivo el pulso entre ambos conjuntos, con mucho equilibrio en el desarrollo del juego y con los lucenses manteniendo su apuesta por el control y la presión alta sobre salida. Con buenas intenciones, pero sin claridad final, pese a todos los intentos, los albivermellos se iban a la caseta con empate a cero en el electrónico, y con todo por jugar en la segunda parte.

La reanudación traería ritmo alto en su comienzo para ambos equipos. El CD Lugo mantenía su objetivo de generar superioridad entre las líneas enemigas, con presencia importante de sus hombres creativos, tanto en faceta asociativa como de contención. Con un rival que perseguía el ataque por banda para abrir la brecha, los de Luis César controlaban los tiempos con firmeza.

La entrada de Pita en lugar de Fede Vico dotaba al equipo de un nuevo efectivo en zona medular, y nuevo apoyo para construir juego en la parte decisiva de la sala de máquinas. Con el 5 sobre el verde iba a llegar el primer tanto de la tarde, merced a una gran jugada de contragolpe en la que el equipo amurallado exhibió velocidad y acierto a partes iguales. Con Ignasi Miquel como inesperado rematador, el CD Lugo conseguía la ventaja tras buena combinación en las inmediaciones del área, y remate del central que batía al meta por bajo. Ventaja merecida para quien más lo buscó.

Con el tanto en el marcador, el CD Lugo administraba su posición, obligando al rival a un esfuerzo importante para mantener el seguimiento de la presión, aprovechando la amplitud del campo. Eran minutos decisivos para el devenir del encuentro, con un conjunto visitante que mantenía la batuta del choque, pese al aumento constante de la influencia del rival en el juego, reforzado por los cambios que oxigenaron al cuadro sevillista.

El partido se dirigía a su recta final y, tras una gran ocasión de Campillo que el meta lograba detener con seguridad, llegaba el castigo para los de Luis César. A escasos minutos para la conclusión, una jugada por banda izquierda, y un rechace a balón cruzado, servía a Marc Gual para empatar el encuentro de la manera más cruel posible para los intereses albivermellos. Al final, empate a uno y reparto de puntos para ambos.

 

CD Lugo

Comentarios