Foto: RFEP

Nota de prensa de la Federación Gallega de Piragüismo

La segunda copa del Mundo de Duisburg  terminaba hoy con una destacada actuación de los representantes gallegos desplazados hasta la ciudad alemana. Esta  última jornada competición tenía preparadas varias finales con deportistas españoles.

El dúo formado por Sergio Vallejo y Adrián Sieiro disputaba la final de C2 1000 metros. La embarcación del Piragüismo Poio estuvo entre los tres primeros puestos buena parte de la carrera, cediendo en los últimos 200 metros ante el empuje de las piraguas de China, Francia y Alemania. Finalmente cruzaron la línea de meta en quinto lugar a tan sólo un segundo de la medalla de bronce.

Otra de las finales con presencia gallega era la de K4 500 masculino, en la que Cristian Toro y Rodrigo Germade competían junto a Sául Cravioto y Marcus Cooper. EL barco español terminaba en quinto lugar después de estar en cabeza hasta la mitad de la prueba, fue en los últimos metros cuando cedieron ventaja respecto a las piraguas de Alemania, Eslovaquia y Rusia, que completaban el podio.

Antía Jácome formando pareja con Patricia Coco lograba una meritoria séptima posición en la final de C2 500 metros.

El K4 500 femenino, compuesto por Sara Ouzande, Natalia García, Isabel Contreras y Begoña Lazkano, ganaba la final B con un tiempo de 1 minuto 33 segundos y 400 milésimas. También competían en la final B de K2 1000 metros Pedro Vázquez junto a Pelayo Roza, terminando en tercer lugar.

Por último, Manuel Garrido acababa en séptima posición en la final de C1 5000 metros.