Hasta el partido por el oro, los jugadores de Gorka Bueno únicamente conocían la victoria con el pleno de tres partidos el sábado, el triunfo esta mañana en cuartos frente a Portugal (19-10) y de semifinales ante Georgia (14-19) sobre la bocina.

Incluso, los Leones7 empezaron mandando contra los irlandeses merced a un ensayo de Legorburu, aunque un ensayo y transformación posterior de los del Trébol dio la vuelta al marcador (7-5).

La emoción continuó sin que los españoles se dieran nunca por vencidos y un segundo ensayo de Arnau Andrés les puso de nuevo en ventaja (7-12) justo al borde del descanso.

En la reanudación la selección irlandesa se mostró muy superior con tres ensayos más y una transformación para establecer el definitivo 26-12. Una plata, sin embargo, que sabe muy bien para el combinado español, máxime tras la demostración anterior frente a Portugal y Georgia para plantarse en la final. La selección española comenzó el torneo de forma pletórica el Europeo de Gdansk (Polonia) al contar por victorias sus tres encuentros de este sábado y terminar primeros de grupo.

El debut fue contundente esta mañana al aplastar a Bélgica por 33-0. El equipo dirigido por Gorka Bueno salió muy mentalizado desde el primer minuto, sobre todo bien plantados en defensa, comunicándose y recolocándose de forma casi perfecta.

Ante Lituania, un equipo que llegaba a priori como el rival más asequible del grupo y que sin embargo se mostró competitivo y sin complejos, los Leones7s hispanos repitieron triunfo (31-7).

El tres de tres llegó contra Alemania, que se presentaba como el rival más difícil, sobre todo en competiciones europeas. Los germanos llevan mucho tiempo apostando fuerte por el seven y plantaron mucha cara ante los Leones7s, quienes sin embargo se llevaron justamente la contienda por 19-14.