Rubén Rodríguez Durán nació en Vigo (29/09/1983, Pontevedra) hace 32 años y mide 1,72. Su posición habitual sobre el césped es la de interior derecho aunque puede jugar por la izquierda y de media punta, actuando por detrás del delantero, desde donde dirige a la perfección el juego ofensivo de su equipo gracias a una tremenda calidad técnica, su gran movilidad y su rapidez de movimientos.

 

CD Ourense le da la oportunidad de dar el salto de categoría y poder debutar en 2ªB sin haber cumplido 20 años

 

Rubén Durán se empezó a dar a conocer a principios de la década pasada en la Tercera División gallega, cuando militaba en las filas del Rápido de Bouzas, con quienes se quedó a las puertas de ascender a 2ªB. Sus actuaciones no pasaron desapercibidas  por Milo Abelleira que se lo trae a CD Ourense dándole la oportunidad de dar el salto de categoría y poder debutar en 2ªB sin haber cumplido 20 años. En su primera temporada en la ciudad de As Burgas, sin ser un titular habitual, disputa 34 partidos y marca 5 goles, disputando el playoff de ascenso a Segunda al acabar cuartos. 

En su segunda temporada en el CD Ourense (2004/05), Rubén Durán ya es titular indiscutible en la media punta o como segundo delantero, jugando 32 partidos y marcando 8 goles, lo que le convierten en máximo realizador del conjunto rojillo esa temporada en la que acaban novenos.

Su última temporada en el CD Ourense (2005/06), con Manolo Tomé en el banquillo tras ser cesado Milo Abelleira, ya no es tan habitual en el once titular aunque si es un fijo como revulsivo y acaba jugando 31 partidos y marcando 4 goles en una temporada difícil coqueteando con el descenso pero que acaba con la salvación del equipo ourensano.

 

Su primera experiencia fuera de Galicia, enrolado en el Zamora CF, le deja una sabor amargo

 

Tras tres años en Ourense, Rubén Durán, decide cambiar de aires y ficha por el Zamora CF en dónde no juega habitualmente y en enero deja la disciplina y está sin equipo hasta que en 2007 regresa a su tierra para enrolarse en las filas del Lugo, donde se reencuentra con Alfonso Valverde, el técnico que le había dirigido al comienzo de su carrera en el Rápido de Bouzas. 

En el CD Lugo, Rubén llega a su plenitud futbolística consiguiendo ser un fijo en el once y marcando 10 goles en 34 partidos. Mismos números que repetiría en la temporada siguiente, convirtiéndose en ídolo rojiblanco y auténtico líder del equipo.

 

El Real Unión de Irún, que regresaba a Segunda División después de varias décadas de ausencia, le dió la oportunidad de poder debutar en esta categoría

 

Tras estas dos magníficas temporadas, en 2009, el Real Unión de Irún, que regresaba a Segunda División después de varias décadas de ausencia, le dió la oportunidad de poder debutar en esta categoría. En el conjunto irundarra no obtiene todo el protagonismo deseado y acaba disputando 23 partidos en los que consigue marcar un gol. A pesar del descenso de categoría del equipo, Rubén Durán continuará en Irún una temporada más. 

 

Tras su paso por el conjunto vasco, recala en la UD Logroñés,  en donde se quedan a las puertas de disputar el play-off de ascenso, en donde Rubén Durán se convirtió en uno de los pilares básicos de un equipo que fue de menos a más. Disputó 32 partidos con el Logroñés, marcando 5 goles.

 

Antes de recalar en el Racing Santander y este último año en el Marbella, Rubén Durán regresaría a Lugo, uno de los sitios donde mejor rendimiento había ofrecido, para ponerse bajo la dirección de Quique Setién y poder vivir por segunda vez la experiencia de jugar en Segunda División, con quién disputó 25 partidos y marcó 2 goles. 

 

Ahora llega a un equipo con sentimiento rojillo y con alma de CD Ourense, un sentimiento que a buen seguro, Rubén Durán, todavía no ha olvidado y que vendrá a demostrar que en la vida y en deporte hay algo más que dinero de por medio.