A Blanch no le tiembla la muñeca y a falta de 4 décimas da la victoria a River en el primer partido del playoff ante un Lucentum que ha dejado claro que no ha venido de paseo al Principado.

Gran partido el vivido anoche en Andorra con emoción, intensidad y calidad, aunque sigue sin haber una falta de criterio arbitral con repecto a las intencionadas. Peñarroya salió con Maresch, Hampl Sánchez, Safford y Scheriner y Perelló puso en liza a Rivero, LLorca, Green, Coppenrath y Fernández.

River salió más metido en el partido y enseguida puso un 10-4 en el marcador aunque respondió rápidamente Lucentum por medio de Copppenrath que metió 7 puntos seguidos 10-11. El mayor acierto en ataque de los andorranos les permite marcharse de hasta 11 puntos pero entre Bas y Middelton pondrían un ajustado 22-17 para acabar el Q1.

En el segundo cuarto siguió dominando River, el juego interior de Lucentum es lo único que les mantiene metidos en el partido aunque una agobiante defensa de River y una buena lectura del partido por parte de Peñarroya, unido a un gran acierto desde el perímetro, hacen que abran brecha en el marcador.
Andorra lo hace todo bien menos el rebote, Lucentum sigue fallando desde fuera y los locales meten una máxima de 12 puntos 37-25, el rebote ofensivo, un triple del capitán Jesús Fernández y un gran contraataque de Lucentum dejan un 44-40 a favor de los locales al llegar el descanso.

A la vuelta de vestuarios el intercambio de golpes fué la tónica general hasta que un gran Blanch se echó el equipo a la espalda, llegando en algunas fases del partido poner a todo el pabellón en pie, para poner el 73-63 con el que se llegó al final del Q3.

Y llegamos al emocionante último cuarto. Salió River defendiendo muy bien y controlando el partido en la misma diferencia de +10 (78-68), pero con 5 faltas debido a una defensa agresiva. Reacciona Perelló poniendo a Green de 4 para tirar desde el perímetro y se ponen 78-74, ahora es Peñarroya el que pide tiempo ya que están perdiendo demasiados balones en ataque cuando tenia el partido encarrilado. Aparecen los nervios en los 2 equipos cometiendo perdidas tontas de balón, queda un minuto y 83-79 en el luminoso.

Tiempo de Perelló, y Lucentum empata el partido con 4 tiros libres seguidos con 23 segundos por jugarse. Ahora es River el que mete 2 libres , 85-83 a falta de 16 segundos y tiempo de Peñarroya que se la juega a defender pero una penetración de los alicantinos empatan el partido a falta de 6 segundos 85-85.

Nuevo tiempo y Perelló, que también se la juega a defender y también le sale mal ya que Blanch, que acabó con 23 puntos, metió un tiro cercano a falta de 4 décimas dando la victoria a River 87-85.