Goal.com/Foto: LaLiga
Quinta derrota consecutiva para el Celta de Cardoso que sigue coqueteando con el descenso. Con sólo un punto de 18 posibles, el infierno de Segunda se aproxima peligrosamente. Los hombres de Sergio González le dieron la vuelta al partido en la segunda parte con goles de Plano y Keko, y logran alejarse del descenso.

Duelo crucial en Valladolid. El descenso amenazaba a dos equipos que no atraviesan su mejor momento. El C

Los más de 1.000 valientes seguidores celestes de las gradas de Zorrila se merecían una mayor lucha de los hombres de Cardoso. Foto: LaLiga

elta de Vigo se presentaba para romper una negativa racha de cuatro derrotas consecutivas. Estaba a un paso del descenso al igual que el Real Valladolid que acumulaba cinco jornadas sin vencer y lo que es peor, con miedo a caer de nuevo en el precipicio.

El duelo en el José Zorrilla se inició con un Celta de Vigo sin miedo. El equipo de Miguel Cardoso salió a por todas y al cuarto de hora, ya vencía por la mínima. Un error atrás por parte de Míchel beneficiaba la recuperación de los vigueses. Boufal fue el encargado de asistir a Pione Sisto. El danés controlaba el esférico en el área y con un sutil golpeo, superaba al cancerbero. Parecía que la ausencia de Iago Aspas era menos notable. Maxi Gómez remataba todos los balones que le llegaban, Boufal aparecía de vez en cuando en el área generando auténticos quebraderos de cabeza a sus rivales que impotentes, intentaban parar a su rival.

Pero en el tramo final, el guion del partido dio un giro radical. El Real Valladolid comenzaba a asediar la portería de Rubén Blanco, el empate estaba cada vez más cerca. Guardiola, el joven debutante en las filas pucelanas, contó con la primera gran ocasión tras rematar el centro de Míchel que acertó a desviar el guardameta visitante. Keko también se animó con un disparo que salía acariciando el travesaño tras una gran acción de Antoñito por el carril derecho. Este último, tuvo la última oportunidad del primer acto, pero su disparo fue demasiado cruzado. A pesar del resultado, los pucelanos se iban al descanso con buenas sensaciones.

Pione Sisto, autor del gol del Celta. Foto: LaLiga

El Real Valladolid inició el segundo tiempo tal y como terminó el primer acto. Guardiola contó con la primera gran ocasión tras el descanso en la que Rubén Blanco intervino de forma providencial. En la siguiente jugada, el conjunto local tuvo su recompensa. Óscar Plano igualaba el marcador tras recibir en el centro del área un balón por el costado derecho de Antoñito. Los hombres de Sergio González estaban realizando una gran segunda parte y en el minuto 69 tuvo lugar la remontada.

En esta ocasión, Plano ejerció de asistente en una acción en la que Keko batió a Rubén Blanco con un disparo cruzado. Los problemas continuaron para el Celta de Vigo, no lograba encontrar ocasiones para empatar el choque y lo que fue peor, en el minuto 86 se quedaba con un hombre menos tras la expulsión de Hoedt. El debutante veía la segunda amarilla en una acción en la que su codo golpeaba el rostro de Alcaraz.

 El Celta de Vigo encaja hoy una dura derrota. El equipo suma la quinta derrota consecutiva y se queda en la decimoséptima plaza, solo un punto les separa del descenso. Situación muy delicada para los olívicos.