[alert type=”danger”]

CD Lugo: Roberto, Calavera, Djaló (Miquel, min 59), C. Hernández Leuko, Pita (Sergio Gil, min 66), Seoane, Iriome, Campillo, Fede Vico (Manu, min 75) y Caballero

RCD Mallorca: Cabrero, Juanjo (Dalmau, min 71), Yuste, Ansotegi, Raillo, Angeliño, Sasa Zdjelar (Roigé, min 57), Juan Domínguez (Lekic, min 46), Culio, Lago Junior y Brandon

Goles: 0-1, min 17: Caballero. 1-1, min 87, Lekic.

Árbitros: Juan Luis Pulido Santana amonestó a Angeliño (19′) del Mallorca y Carlos Pita (38′), Miquel (61′), Fede Vico (72′), Jordi (72′), Carlos Hernández (79′) del Lugo.

Incidencias: partido correspondiente a la Jornada 29 de la Liga 123 disputado en el Iberostar Estadio (7.567 espectadores).

[/alert]

 

El CD Lugo llegaba al Iberostar Estadi con la misión de recuperar sensaciones positivas tras la última derrota en casa, y con la necesidad de reencontrarse con su mejor versión competitiva y de juego. El equipo de Luis César saltaba al verde con varios cambios en el once, la novedad de Roberto en portería, y la pareja Carlos Hernández – Marcelo en el eje de la zaga. Enfrente, un RCD Mallorca necesitado de puntos para escapar cuanto antes de la zona peligrosa de la tabla, que arrancaba el choque con máxima ambición ante su público.

Primeros minutos de exigencia defensiva para los de Luis César, que alternaban juego en corto y salida controlada, con envíos directos a la posición de sus puntas. Poco a poco, los visitantes iban adueñándose del ritmo de juego y los tiempos de partido, con mayor control del balón, y adelantando líneas sobre campo rival. Tras varios minutos de dominio claro sobre el contrario, llegaría una doble ocasión para Fede Vico y Leuko, preludio de lo que sería el primer gol de la tarde.

No podía ser de otra forma, Caballero, y en el corazón del área, en una combinación que acabaría finalizando en el tanto de la ventaja. Centro de Marcelo, rechace de Cabrero al primer remate, y Caballero en el sitio preciso para marcar de zurda. Premio para quien marcaba la pauta en el partido, y quien estaba gozando de las mejores ocasiones hasta el momento. El equipo de Luis César mostraba su mejor cara, con mucho equilibrio en la disposición, buscando sus opciones en ataque, pero replegando también con eficacia en defensa para evitar las entradas del rival a la contra.

Los últimos minutos de la primera parte traerían una tímida respuesta del rival al juego albivermello, principalmente desde contragolpes en botas de Brandon y Lago Junior. Sería el 17 bermellón quien gozaría de la mejor ocasión para los locales con un remate al larguero, en la aproximación más peligrosa de un equipo incapaz de contrarrestar el posicionamiento de los amurallados. Con mejores sensaciones y juego que el rival, y el marcador a favor, se iban ambos conjuntos a vestuarios, con todo por disputar en la siguiente mitad.

 

La segunda parte ofrecía un escenario similar en cuanto a intensidad por parte de ambos conjuntos. Con un RCD Mallorca envalentonado con la entrada de Lekic, los locales iban a buscar más que nunca los envíos directos y las segundas jugadas a la caída del balón largo. Los de Luis César seguían con su plan inicial, dominando el juego a través del balón, y sujetando su estructura en el sistema de apoyos en ataque y defensa que otorgaba a los albivermellos mayor presencia que su rival sobre el verde.

El periodo transcurría con protagonismo para un CD Lugo que realizaba dos cambios, dando entrada a I.Miquel y Sergio Gil, y manteniendo su esquema inicial, pese a las modificaciones de un rival que se entregaba al juego por bandas en busca de la ruptura de Lago Junior, su mejor hombre de la tarde. Con el cronómetro de su lado, el conjunto amurallado administraba sus esfuerzos, manejando la amplitud de campo y obligando al rival a una presión asfixiante a lo largo y ancho del rectángulo de juego.

El intercambio de golpes continuaba con un CD Lugo consistente en el juego, y un RCD Mallorca cada vez más cómodo en su papel de ariete, con un proceder muy directo, llegando en escasos toques a la línea de tres cuartos. El cuadro de Olaizola renunciaba al balón, y trataba de construir sus mejores ocasiones aprovechando los posibles errores del rival en salida y circulación, y atacando la espalda de ambos laterales.

Pero el mando exhibido en ritmo e iniciativa no iba a servir finalmente al CD Lugo para llevarse los tres puntos. Un centro cruzado desde derecha, con el partido a punto de concluir, iba a servir a Lekic para cabecear con acierto a las mallas, logrando el definitivo empate a un gol. Un punto más para los de Luis César, que tratarán en siete días de hacer bueno lo logrado, frente al CD Mirandés.

 

DP CD Lugo

Foto: La Liga

Comentarios