Foto: RC Deportivo
Ficha técnica

RC Deportivo: Abad, Valín, Derik, Granero, Salva, Borges, Uche, Raí (Claudio, min. 80), Keko (Borja Galán, min. 77), Miku y Lara

Unionistas de Salamanca: Serna, Íñigo Muñoz (Josué, min. 80), Ramiro, Mario Gómez, Cris Montes (Manu Viana, min. 57), De la Nava (Nespral, min. 70), Diego Hernández (Aythami, min. 57), Garay, Lama, Marín y Álex Rey (Carmona, min. 80).

Árbitro: López Parra (c. Cántabro). Amonestó a Diego Hernández (min. 33), Manu Viana (min. 64), Lama (min. 78), Miku (min. 82) y Aythami (min. 89)

Incidencias: partido de la 12ª jornada del Grupo I Subgrupo A de Segunda División B disputado a puerta cerrada en ABANCA-RIAZOR.

El Dépor afrontaba el partido ante el líder de la categoría, Unionistas de Salamanca, en palabras durante la semana de Rubén de la Barrera, como una final. Y con la intensidad propia de ese tipo de partidos salió al campo un equipo en el que las grandes novedades estaban en el tercio de arriba, con el regreso tras lesión de Keko, la titularidad en punta de Miku y el debut del recién llegado Raí.

El primer cuarto de hora del partido fue un monólogo blanquiazul con el equipo charro metido en campo propio y el Dépor intentando materializar el absoluto dominio del balón. La primera llegada fue a centro de Salva, pero se anticipó la zaga al remate de Miku. En la jugada posterior, desde el otro costado el centro fue de Keko y el remate de Borges de cabeza acabó de nuevo en córner. Aun no se habían completado los cinco primeros minutos de asedio blanquiazul cuando Lara disparó con intención, pero centrado, a las manos de Serna desde la frontal. Con una jugada idéntica se puso final al primer tiempo. Fueron las dos llegadas más claras del Deportivo en el primer tramo del partido.

Entre una y la otra, el propio Lara sufrió un empujón que el árbitro no interpretó como penalti. Un cuarto de hora tardó Unionistas en pisar campo y área del Dépor. Lo hizo con un par de jugadas a balón parado, de saque de banda y de esquina después, que hicieron que la bola se pasease por zona de peligro, pero sin generarlo realmente.

En el minuto 22 llegó un centro de Keko desde la derecha que Miku no pudo rematar por un agarrón por la cintura que el árbitro tampoco observó. La más clara de los salmantinos se presentó a la media hora: De la Nava ganó línea de fondo y Diego Hernández obligó a Carlos Abad a una gran intervención para evitar el primer gol del partido.

El Dépor lo seguía intentando, pero sin finalizar jugada. Un buen toque con el pecho de Raí para Miku, que llegaba de cara, lo envió el delantero venezolano muy desviado sobre la portería de Serna. Fue el prólogo a la jugada de Lara que cerró la primera parte en la que dominó el Dépor, el Unionistas se fue echando arriba con el paso de los minutos y la movilidad de Keko en el borde del área y los costados incomodó al equipo visitante pero no consiguió generar ocasiones claras.

Uche, a los dos minutos de la reanudación, probó también suerte desde lejos tras recuperar un balón y el disparo se fue alto por escasos centímetros sobre la portería de Marathón. Tras un disparo mucho más desviado de Salva Ruiz de nuevo la oportunidad fue para Lara a centro de Keko Gontán. El remate de cabeza también se marchó desviado.

Unionistas la tuvo en el 60, tras sus dos primeros cambios, con un balón a la frontal del área pequeña que obligó a Carlos a salir a los pies de Ramiro como un portero de balonmano para evitar el tanto. Lara alto, tras dejada de Miku al bajar una falta botada por Keko, abrió los 20 minutos finales de partido en los que la historia de este continuó por los mismos derroteros.

A quince para el final Borja Granero no pudo rematar con control una jugada de estrategia deportivista que a punto estuvo de colarse en propia puerta. Ya en el 85 llegó la mejor del Dépor con un gran tiro desde fuera del área de Borja Galán con rosca que obligó a una espectacular estirada a dos manos de Serna que acabó siendo felicitado por su acción por compañeros y rivales. El propio Borja Galán protagonizó la última jugada del partido en una internada en el área en la que recibió una carga de Marín que tampoco López Parra entendió como penalti, tal vez en la más dudosa de las tres de un partido en el que el Dépor mejoró pero no le llegó ni para marcar ni para ganar.