Foto: LaLiga

 

Vigo/Madrid, 6 jul (EFE).- Ampliar el colchón de ocho puntos que sostiene al Atlético de Madrid en puestos para la Liga de Campeones o inflar el salvavidas de seis tantos que mantiene al Celta de Vigo a salvo del descenso es lo que se pone en juego este martes en Balaídos (22.00 horas, -2 GMT), entre oponentes en rachas opuestas.

Si el Atlético sigue asentándose en el podio de LaLiga Santander sumando 17 puntos de 21 posibles y siendo uno de los equipos más en forma del panorama postpandemia, aunque sea más por contundencia que por juego como hizo el lunes ante el Mallorca (3-0); el Celta, que había encadenado un empate y dos victorias, se está complicando la vida con un punto en las últimas dos jornadas.

Los rojiblancos, inmersos en una racha de catorce duelos sin perder, han pasado de temer por su futuro europeo antes de la pandemia, cuando eran sextos, a verse cómodamente instalados en el podio liguero y saber que solo necesitan sumar cuatro de los últimos doce puntos en disputa para asegurarse la plaza en ‘Champions’.

Los cinco triunfos y dos empates tras la reanudación del campeonato, con 15 goles a favor y solo cuatro en contra, hablan de un Atlético que genera más ocasiones y anota más, en buena parte gracias a su mejor puesta en escena en las primeras partes y a la variedad de goleadores.

El último en sumarse fue Álvaro Morata, con dos goles ante el Mallorca, repetición de penalti incluida, una racha que tratará de engrosar en Vigo, donde será titular por la sanción de Diego Costa -que vio su quinta amarilla el viernes-, probablemente acompañado por el gran agitador del actual Atlético, Marcos Llorente, que tiene muchos números para volver a ser segundo delantero este martes.

El optimismo rojiblanco contrasta con la situación de un Celta que tiene encarrilada la permanencia pero al que el tropiezo en Mallorca (5-1) le ha aumentado las dudas, que se mostraron el sábado ante el Betis (1-1). «No se puede jugar con esa ansiedad», avisó tras ese encuentro el técnico Óscar García Junyent.

Por si fuera poco, el pobre rendimiento futbolístico de estos últimos dos duelos ha coincidido con el bajón físico de algunos jugadores determinantes como el centrocampista turco Okay Yokuslu, Iago Aspas o Rafinha Alcántara, a los que la acumulación de partidos está afectando notablemente.

El entrenador del Celta pierde por sanción a otro fijo en el once, el central mexicano Néstor Araujo, y no está descartado que dé descanso al colombiano Jeison Murillo o al lateral uruguayo Lucas Olaza, ambos apercibidos de sanción por acumulación de tarjetas.

La plantilla celeste se ejercitará esta tarde en Balaídos, donde el Atlético cayó la pasada temporada (2-0, en la tercera jornada, con la que los vigueses rompieron una mala racha de cinco derrotas contra los rojiblancos), pendiente del estado físico del centrocampista Fran Beltrán, que acabó con molestias ante el Betis.

Si Óscar apuesta por una defensa de cinco, el ghanés Joseph Aidoo y Jorge Sáenz actuarían junto a Murillo, con Kevin Vázquez y el joven Jacobo, al que ya hizo debutar contra el Barça. Por delante, el croata Filip Bradaric, Okay Yokuslu y Brais Méndez formarían en el centro del campo, con Nolito y Santi Mina en la línea de ataque.

En el once visitante, es probable que Simeone siga manejando las rotaciones en los laterales, con el retorno del colombiano Santiago Arias y el brasileño Renan Lodi, pero no en el centro de la zaga, donde parece complicado que el brasileño Felipe Monteiro, recuperado tras sus molestias, pueda romper la pareja central formada por el uruguayo José María Giménez y el montenegrino Stefan Savic.

El mediocampo es sin duda el lugar donde más opciones baraja el técnico, que probablemente mantendrá a Koke Resurrección tras su descanso por sanción en el Camp Nou, podría recuperar al ghanés Thomas Partey y habría que ver si da un respiro a Saúl Ñíguez, que solo se ha perdido uno de los siete duelos disputados en la reanudación. Su puesto podría ser para el mexicano Héctor Herrera.

La plaza del centrocampista más ofensivo del cuarteto, que en los últimos duelos ha sido para el belga Yannick Carrasco, de gran actuación ante Barcelona y Mallorca, podría recaer en el argentino Ángel Correa, mientras que la delantera tendría a Morata y Llorente como inquilinos, por la sanción de Diego Costa y la lesión del portugués Joao Félix, que tiene un golpe en un tobillo.