Un gol y una asistencia de Iñaki Williams en apenas una hora de juego ha valido para que el Athletic Club de Bilbao pueda llevarse el botín de los tres puntos en su visita al Estadio de Balaídos tras ganar por la mínima al Real Club Celta de Vigo (1-2), lo que le permite salir de la zona de descenso, aventajando en dos puntos al Villarreal (18º clasificado), y permitiendo que su técnico Gaizka Garitano encadene cuatro jornadas ligueras sin perder, todo lo contrario de los celestes que suman su tercer partido sin ganar, empate contra el Leganés y derrotas contra Barcelona y Athletic Club. Arranca el 2019 con derrota.

Ficha Técnica
RC Celta: Rubén; Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Juncà; Lobotka (Pione Sisto, min 62), Beltrán (Hjulsager, min 79), Okay Yokuslu; Brais Méndez, Boufal (Eckert, min 73) y Maxi Gómez.

Athletic Club: Herrerín; Capa, Núñez, Íñigo, Yuri; Dani García (San José, min 75), Beñat; Susaeta, Muniain, Córdoba (Balenziaga, min 88) y Williams (Aduriz, min 66).

Goles: 0-1 Muniaín, min 19; 1-1 Beltrán, min 45; 1-2 Williams, min 53.

Árbitro: Juan Martínez Munuera, del comité valenciano. Amonestó a Okay y Hugo Mallo (RC Celta), y Williams, Córdoba, Dani García, Aduriz y Muniaín. (Athletic Club).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 18 de LaLiga Santander disputado en el estadio ABANCA-Balaídos (13.266 espectadores).

Víctor Molina/Goal.com

El dominio que quiso imponer el Celta de Vigo desde el inicio, con constantes llegadas por el sector derecho y con un magistral libre directo de Maxi Gómez que se estrelló contra la madera como muestra de esa pretensión, fue contrarrestado rápidamente por un Athletic Club que sacó a relucir sus mejores armas. Una pérdida celeste en tres cuartos de campo se convirtió en un desplazamiento en largo buscando la galopada a campo abierto de Iñaki Williams, que se deshizo de Néstor Araujo con un requiebro para poner un pase atrás que empujó Iker Muniain al fondo de las mallas. En la primera llegada clara que tuvo, el conjunto vasco, presidido por primera vez por Aitor Elizegi tras suceder a Urrutia en el cargo, obtuvo premio.

La ausencia de Iago Aspas ha dado galones de mando a Sofiane Boufal. Sin el de Moaña sobre el campo, el francés es el futbolista destacado, el llamado a marcar las diferencias, el más talentoso. Se convirtió en el activo principal al que recurrió el Celta buscando el empate, siendo desequilibrante con su regate e imprimiendo una velocidad al pausado juego del cuadro gallego. Al toque de corneta de Boufal se unió Maxi Gómez, que lideró al equipo en los minutos finales del primer acto. Al filo del descanso, se echó el equipo a la espalda y forzó un córner con un disparo lejano que tocó en un rival. En el lanzamiento, ganó el duelo a los dos centrales y prolongó al segundo palo para que Fran Beltrán empatase el partido.

No tuvo un componente psicológico negativo en el Athletic el bautismo goleador de Beltrán en Primera División. La reanudación del partido tras el paso por los vestuarios permitió ver la mejor versión de Iñaki Williams, que sembró el pánico en la defensa con su velocidad. ‘La Pantera’ fue un tormento con los espacios que se generaban entre ambos centrales, sacando a relucir toda su potencia con metros por delante. Un pelotazo aleatorio de Iago Herrerín, con el que se quiso quitar la presión celtiña de encima, se convirtió en una asistencia de gol para Williams, aprovechando el error de Cabral en el despeje para plantarse solo frente a Rubén Blanco y batirlo con un disparo ajustado al segundo palo.

Le costó coger vuelo y ritmo al partido durante los veinte minutos finales, algo que perjudicó al Celta en su intento por querer rascar un punto. Cardoso cambió el dibujo táctico, retrasando la posición de Fran Beltrán y metiendo por dentro a Pione Sisto para ser más vertiginoso en los metros finales. Las continuas interrupciones del partido, con las consecuentes faltas y pérdidas de tiempo, facilitaron que el Athletic Club amarrase un resultado que incluso pudo ampliar de no ser por una gran estirada de Rubén Blanco que evitó la diana de Aritz Aduriz.

Comentarios