Foto: LaLiga

Alineaciones probables
RC Celta: Rubén; Hugo Mallo, Araújo, Costas, Juncá; Okay (Jensen, min. 88), Lobotka, Boufal (Apeh, min. 84), Brais,; Boudebouz (Sisto, min. 63), Maxi Gómez1.

Real Betis: Pau López; Sidnei, Bartra, Mandi; Francis (Tello, min. 52), Guardado, Carvalho, Canales, Joaquín (Emerson, min. 91); Lo Celso (Javi García, min. 88), Jesé.

Goles: 0-1 Jesé min. 82.

Árbitro: Estrada Fernández (comité catalán). Amonestó con tarjeta amarilla a Okay, Maxi Gómez y Hugo Mallo por parte del RC Celta.

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada de la Liga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 18.005 espectadores.

El Betis acaparó la posesión de la pelota durante la primera parte, aunque ese dominio no fructificó durante una mitad escasa en ocasiones claras de gol. El Celta, que sigue sin el adorado Iago Aspas, olvidó con Fran Escribá la defensa de tres centrales que había asentado Miguel Cardoso en la últimas jornadas.

Fran Escribá – RC Celta. Foto: LaLiga

Contuvo sin demasiados agobios el ataque del equipo de Setien, aunque cada pequeño error defensivo provocó suspiros en Balaídos, como demostró Jesé al robarle la pelota a Okay cerca del área y obligar a una buena estirada al portero Rubén.

El Celta prefirió esperar atrás al Betis; se atrevió poco en ataque, pese a que, superada la mitad del primer tiempo, creó peligro cuando lo hizo con confianza. Su mejor aproximación llegó tras un robo de pelota -pocas veces presionó con decisión la salida del conjunto andaluz- y una triangulación entre Boufal, Brais y Maxi Gómez que finalizó con un tiro cruzado del delantero uruguayo. Ese disparo y otro muy alto de Brais fueron las únicas oportunidades celestes.

El equipo de Escribá ofreció mejores sensaciones con el paso de los minutos. Sin embargo, el dominio fue bético, dominio con escasa pegada, concentrada en los quince minutos finales hasta el descanso en un lejano lanzamiento alto de Carvalho, otro desviado de Jesé y un cabezazo de Guardado.

El partido abrió la segunda parte con más ritmo. El Celta se estiró, movió la pelota con más rapidez e intentó ser más vertical. Primero avisó a Pau López con un testarazo de Araujo; minutos después, Boudebouz resolvió un peligroso contragolpe con un mal disparo. Pero ese acoso celeste duró diez minutos. Luego, mandó el Betis.

El equipo de Quique Setien apretó y ahogó al Celta en su campo. Tello, tras una pared con Guardado, se plantó solo a seis metros de la portería de Rubén pero definió mal. Fue algo más que un susto para el Celta. Durante veinte minutos quedó sometido al ritmo del Betis, un equipo superior, con desborde, con el monopolio de la pelota pero que acumuló ataques sin ser capaz de finiquitarlos dentro del área, pese al peligro de Lo Celso, Tello, Jesé y Canales.

El Celta, que apenas asomó por el área andaluza, quedó aplastado por el Betis, que concretó su dominio abrumador cuando, a diez minutos del final, el explosivo Tello aprovechó un desajuste defensivo en la banda de Hugo Mallo: Tello se coló en el área, Rubén rechazó su tiro y Jesé aprovechó el rechace para marcar el tanto de la victoria. El árbitro Estrada Fernández anuló la acción por fuera de juego pero el VAR validó el desenlace del gol.

No reaccionó el Celta al tanto de Jesé, pese a que Escribá refrescó su ataque con Apeh y Jensen. Solo dispuso de un tiro flojo de Sisto, nada que alterase el cómodo guión del Betis.