Berlín, 13 may (EFE).- El expiloto alemán Ralf Schumacher ve a su sobrino Mick, hijo del heptacampeón del mundo Michael Schumacher, bien encaminado en dirección a la Fórmula Uno y recuerda su vinculación con la escuela Ferrari, aunque en la categoría inferior.

«Hasta ahora tiene buenas cartas. Es un Ferrari-Júnior, tiene todas las posibilidades», afirmó el hermano de Michael Schumacher, en declaraciones a «Sport1», después de que su compatriota Sebastian Vettel y la escudería italiana comunicaran este martes que no prorrogarán su contrato.

«Mick ha demostrado que sabe conducir, de lo contrario no hubiera sido campeón de la Fórmula Tres. Su primer año en la Fórmula Dos estuvo bien, obtuvo algún buen resultado e incluso una victoria», recuerda Ralf.

«Mick está ahora en la segunda temporada en la segunda categoría y hay que dejarle espacios», dice su tío, «sin presionarle mucho».

Al hijo de Michael Schumacher se le considera actualmente como la única promesa del automovilismo en el ámbito alemán. Su nombre saltó ayer de nuevo a los medios tras comunicar Vettel y Ferrari que no extenderán su contrato cuando termine la presente temporada.

Ello coloca a Alemania, por primera vez desde los 90, ante la perspectiva de no tener a ningún piloto en activo en la Fórmula Uno a partir de 2021.

El apellido Schumacher es un referente para Ferrari. El ídolo alemán, retirado de la vida pública desde el accidente sufrido en una estación de esquí francesa, el 29 de diciembre de 2013, ganó con la escudería italiana cinco de sus siete títulos mundiales.