El Leyma Coruña regresa a casa con la satisfacción de haber vencido al Actel Força Lleida en su pista y en un trepidante partido en el que los coruñeses rozaron los 90 puntos.

 

Se enfrentaban dos de los equipos con 7 victorias en la clasificación y un camino paralelo. Eran líderes hace dos jornadas pero llegaban a este duelo en el Barris Nord con dos derrotas consecutivas. Los visitantes viajaban sin Larry Abia por una fractura en un pómulo y se antojaba un duelo de alternativas. Y así lo fue hasta los minutos finales. Los dos primeros cuartos fueron para los gallegos, sobre todo después de que Dago Peña colocara el 9-10 en el minuto 5. Ahí empezaron a fallar las fuerzas de los de Borja Comenge, que vieron como sus rivales superaban los 10 puntos de ventaja. Más consistentes en el interior, los de Tito Díaz controlaban el choque.

Pero este Actel Força Lleida tiene mucho talento latente. Keith Nevels, Miki Feliu y Gerard Sevillano se encomendaron para darle una alegría a una afición fiel a su equipo. Un parcial de 7-0 en el tercer cuarto los volvía a poner por delante (54-53) con un Sevillano como estilete ofensivo.  Un nuevo escenario para un Leyma Coruña que entraba en los últimos ocho minutos con 67-67 y un nuevo partido por jugar. Monaghan se sentía a gusto en esta situación, y ayudado por un Djuran que anotó un triple que hizo mucho daño volvieron a poner a los ‘naranjas’ por delante en el marcador. Feliu creía que una nueva remontada era posible pero Zyle y un Zach Moanghan que anotaba un nuevo triple a falta de 1:20 (78-87) esfumaban las opciones locales.

 

El entrenador del conjunto herculino quiso destacar “la aportación de todos en defensa y en ataque, en la primera parte ya habían anotado todos”. Y, tan importante como la victoria, mostró su satisfacción porque, cuando en el tercer cuarto “en base al acierto se nos pusieron por delante, mi equipo demostró madurez, no perdió los papeles, seguimos haciendo el plan que teníamos y esperamos a tener opciones para correr y anotar en situaciones de juego interior”.

Una valiosa victoria que pone fin a la racha de las dos últimas derrotas y que llena de confianza al equipo de cara a su próxima cita, el sábado 3 de diciembre en Oviedo, muy pocos días antes del derbi gallego frente al Café Candelas Breogán, el 6 de diciembre a las 12:30 horas en el Palacio de Riazor. De los que no se pueden perder.

Foto: Santiago&Enjuanes