Llegaba el Cafés Candelas Breogán a El Prat del Llobregat consciente de la dificultad que iba a tener un encuentro clave en su lucha por el ascenso y mentalizado de que ante un rival como el CB Prat la relajación no iba a ser una opción. Pese a ello, los gallegos se vieron sorprendidos de inicio por un arrollador CB Prat que rompió la igualdad inicial a través de cinco puntos consecutivos de su base Josep Pérez (12-6). Con Cate y Stainbrook batiéndose el cobre en la pintura, el conjunto local tiro de equilibrio entre líneas para sorprender desde fuera y “pinchar” por dentro alcanzando de este modo el final del tercer cuarto con seis puntos de renta (24-18).

Atravesaba el equipo de Arturo Álvarez sus mejores minutos del partido y así lo ratificaron con un parcial de 8-2 tras el primer entreacto liderado por un Josep Pérez en estado de gracia (32-18). Respondió el Cafés Candelas Breogán con sendos triples de Guillem Rubio y Johan Löfberg pero, una vez más, la buena mano de un inspirado Gerbert Martí disparó a los potablava a su máxima renta del partido (+13 / 39-26). Tan sólo un tiempo muerto de Lezkano pudo impulsar a un Cafés Candelas en el que la conexión Úriz – Stainbrook resultó clave para poder reducir ligeramente las diferencias al descanso (44-38).

Aunque fue el paso por vestuarios el que terminó de reforzar la moral de un conjunto celeste que regresó a pista para protagonizas un parcial de 0-8 en poco más de tres minutos con el que igualar el choque llevando a Arturo Álvarez a parar el encuentro (46-46). Fue entonces cuando emergió la figura de un Marc Sesé imparable en la línea exterior con tres triples a lo largo de un tercer periodo en el que el CB Prat mantuvo de este modo su ventaja en el electrónico cediendo únicamente en la última jugada del mismo (60-61).

Fue a falta de siete minutos para el final cuando los gallegos lograron una pequeña renta de 4 puntos que comenzó a cambiar el signo del choque. Emanuel Cate trató de contrarrestar sus efectos con un 2+1 al que siguió un nuevo triple de Josep Pérez pero de nuevo la línea exterior celeste reclamó su dosis de protagonismo para marcar diferencias. Con Löfberg y Úriz sorprendiendo desde más allá del 6,75, los gallegos pusieron la directa hacia un tramo final en el que a Josep Pérez se le escapó la última bola con la que pudo haber empatado el encuentro (79-81).

Comentarios