Foto: ACB Photo

El Real Madrid volverá a disputar un año después la gran final de la Copa del Rey. El conjunto blanco se impuso al Joventut en un partido muy serio y completo en el que consiguieron imponer su ritmo de juego y frenar a Laprovittola.

Pablo Laso, técnico del equipo madridista, analizó el partido en la posterior rueda de prensa.

“Felicitar al equipo. Estoy muy contento, 18 equipos empiezan a trabajar para jugar esta final y aquí estamos nosotros. Nuestro trabajo ha sido magnífico, en nuestro dominio del rebote, en el balance de recuperaciones/pérdidas. Hemos fallado mucho y ellos han tirado con acierto, la sensación nuestra es que hemos sido dominantes en muchísimos aspectos del juego y la prueba es la diferencia en valoración. El trabajo de Fabien sobre Laprovittola ha sido magnífico, porque ha servido para controlar el tempo y las sensaciones de equipo de ellos. Muy contento, dar la enhorabuena a los chicos, descansar y prepararnos para un partido seguro muy duro mañana”.

“Para un entrenador motivar a tus jugadores para una final es lo más sencillo. Si un jugador no se motiva ante una final de la Copa del Rey, no la jugaría. Y para la afición igual, jugar en Madrid una final como la de mañana nos da la seguridad de que habrá un gran ambiente y esperamos responder como equipo a ese gran ambiente. Después habrá que hacer un gran partido si queremos ganar”.

“Hay muchos cambios en el Barça, la entrada de Pangos, la recuperación de Hanga. El trabajo del coach es magnífico, pero también muchos jugadores han crecido. Para nosotros es un reto enfrentarnos a un equipo que ahora mismo está a un gran nivel”.

“Se acuerdan todos perfectamente de aquel final. Son partidos diferentes. De aquel partido se habla únicamente de aquella jugada. Intentamos ganarlo y no pudo ser”.

“Yo considero muy importantes a todos. Nunca dudo de ninguno de mis jugadores, ni de Llull que hoy ha hecho 1 de 11, ni de Rudy… Dudo cuando no hay esfuerzo o sacrificio. Gabi está siendo muy importante, pero tiene muchísimo crecimiento con nosotros, nunca hemos perdido la confianza en él, como no la perdemos con ninguno”.

“Sí, creo que hemos cumplido el plan para pararle [a Nico]. Sabíamos que tuvo mucho acierto, con cinco canastas muy difíciles, mérito del jugador. Si mete esas canastas contra nosotros no le puedo decir nada a mi defensa, pero no dejarle coger el ritmo de partido y no dejarle sentirse cómodo ha sido importante. Lo hemos conseguido y eso ha sido clave para coger la ventaja”.

Todos tienen ego, son grandes jugadores y realmente yo me quito el sombrero cuando son capaces de poner su trabajo al servicio del equipo. Muchas veces se cabrean cuando les siento, pero hay una cosa importante y es que ese ego que tienen lo pongan al servicio del equipo. Son grandes jugadores, pero también grandes personas”.