La selección española de piragüismo inauguró hoy su medallero en los Campeonatos del Mundo Sprint 2019 que se disputan en Hungría. Pablo Graña y Alberto Pedrero lograron la medalla de oro en C2 200 metros en la primera final en la que se disputaban los tres metales.

La prueba arrancaba a las 15.10 con la pareja española compitiendo por la calle seis en una de las pruebas más rápidas de la competición. Desde los primeros metros Graña y Pedrero mostraban su buena forma situándose en cabeza de carrera desde el inicio, Doscientos metros después la dupla española se imponía con un tiempo de 36.06, 12 centésimas más rápidos que los polacos Michal Marek Lubniewski y Arsen Sliwinski y 36 a los uzbecos Artur Guliev y Elyorjon Mamadalev.

El integrante del Náutico de Rodeira Pablo Graña cierra así el mejor año deportivo de su carrera, después de que el pasado 4 de agosto se hiciese con la medalla de plata en la prueba individual de C1 200 metros, en el mundial Sub 23 que se celebró en Pitesti (Rumania).

En esta tercera jornada de campeonato se disputaron dos finales más con presencia gallega. La palista del Náutico Pontecesures Camila Morison competía con la valenciana Bárbara Pardo en K2 1000 metros, consiguiendo una meritoria quinta posición en una carrera en la que venció la embarcación húngara de Erika Medveczky y  Reka Hagymasi.

Por último, el cuarteto formado por Albert Martí, Pedro Vázquez (Kayak Tudense), Iago Monteagudo (Naval de Pontevedra) y Aitor Gorratxategi (Santiagotarrak) terminó en séptimo lugar en la distancia de 1000 metros. La piragua de Alemania se hacía con la medalla de oro.

Nota de prensa de la Federación Gallega de Piragüismo