Tras dos victorias consecutivas y el varapalo de la semana anterior con la derrota en casa ante la UD Somozas, el partido del CD Lugo B frente al Ourense CF se convertía en muy importante. Más si tenemos en cuenta que el equipo de José Durán volverá a jugar a domicilio la próxima jornada, nada más y menos que visitanto a uno de los gallitos como es el Bergantiños.

El partido en O Couto era una prueba muy exigente para un cuadro albivermello que contaba con numerosas e importantes bajas. Durante los primeros cuarenta minutos el partido fue monocorde. Los locales dominaban el balón y colgaban constantes balones al área desde las bandas que eran despejados sin demasiados problemas por la zaga del filial. Los de José Durán tampoco crean demasiado peligro aunque la ocasión más clara de este período la tuvo Antón Escobar que no pudo definir en su mano a mano con el meta ourensán.

En el minuto 39, el enésimo centro desde la banda derecha del cuadro de Fran Justo era rematado por Bruno Pascua que se anticipaba a los defensas lucenses y sorprendía a Javi Liz. La reacción del equipo albivermello no se hizo esperar y antes del descanso un saque de esquina botado por Álex Rey era rematado al fondo de la portería por Luis Díaz. Empate a uno y camino a los vestuarios.

La continúa lluvia que cayó sobre la ciudad de As Burgas hizo que el campo cada vez estuviera más pesado. En el minuto 79 el colegiado decretó penalti a favor del CD Lugo B pero el lanzamiento del goleador Antón Escobar fue detenido por el meta Diego García. Desde ese momento hasta el final el cuadro local intentó, sin éxito, lograr el gol de la victoria.

Prensa CD Lugo

Foto: Ourense CF