Pione Sisto. Foto: LaLiga

 

Vigo, 14 May (EFE).- El Celta de Vigo completó este jueves su cuarto entrenamiento después del parón de dos meses debido a la COVID-19, con una sesión en la que los futbolistas alternaron el trabajo físico con el balón en las instalaciones deportivas de A Madroa.

Sin el internacional danés Pione Sisto que trabaja al margen del equipo, Óscar García Junyent trabajó con el resto de la plantilla en varios grupos, formados por 6 futbolistas cada uno, incluidos los siete jugadores del filial después de que se sumara el portero serbio Dragan Rosic.

Tras realizar un suave calentamiento y trabajo de fuerza con pesas y balones medicinales, manteniendo siempre la distancia interpersonal marcada por el protocolo de LaLiga, los jugadores completaron el entrenamiento con un trabajo físico con movimientos desde su puesto.

El primero de los grupos inicio su trabajo a las nueve de la mañana, y el último lo hizo pasadas las doce de la mañana. La plantilla continuará con su puesta a punto el viernes, en la ciudad deportiva, de nuevo en sesión matinal.

 

Óscar García confirma que Pione Sisto no se está entrenando con el grupo

Óscar García Junyent, entrenador del Celta de Vigo, confirmó este jueves que el internacional danés Pione Sisto no está participando en los entrenamientos individuales de la plantilla celeste en las instalaciones deportivas de A Madroa.

“Es un jugador al que me gustaría tener aquí entrenando como todos, pero de momento no puede ser así”, manifestó el técnico en una rueda de prensa telemática organizada por el club.

Sisto es el único de los 30 futbolistas -24 de la primera plantilla y seis del filial– que habían sido citados por el entrenador catalán que no ha reanudado los entrenamientos después del parón por la crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

El extremo danés ha sido sancionado económicamente por los dirigentes del Celta por saltarse el confinamiento y regresar a Dinamarca tras la declaración del Estado de Alarma en España.