[alert type=”info”]

FICHA TÉCNICA:

Rio Natura Monbus Obradoiro 81: McConnell (6), Dulkys (13), Bendzius (17), Whittington (4), Pustovyi (12) – quinteto inicial – Llovet (2), Urtasun (0), Yusta (0), Pechacek (-), Cárdenas (-), Allen (20) y Pozas (7).

Iberostar Tenerife 82: San Miguel (18), Grigonis (11), Doornekamp (12), Hanley (10) y Bogris (8) – quinteto inicial – Niang (0), Bassas (0), Vázquez (2), Abromaitis (7), White (14) y Piñero (0).

Parciales: 22-17, 19-25, 21-20 y 19-20.

Árbitros: Pérez Pizarro, Sánchez Montserrat y Aliaga. Eliminaron por faltas a Aaron Doornekamp, del Iberostar Tenerife.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 18, disputado en el Multiusos Fontes do Sar ante 4.494 espectadores.

[/alert]

 

La vida da muchas vueltas y más todavía en un deporte como el baloncesto. Todo puede suceder en apenas décimas de segundo, como ocurrió en el Fontes do Sar en el primer partido de la segunda vuelta de la Liga Endesa. El Rio Natura Monbus Obradoiro recuperó su mejor versión y exigió el máximo a un rival magnífico como es el Iberostar Tenerife. El conjunto isleño, revelación de la competición, exhibió por Sar su flamante condición de cabeza de serie de la Copa del Rey. Y la contienda se dirimió en los últimos diez segundos, en los que el panorama dio muchas vueltas, las imprecisiones se sucedieron y finalmente se embolsó la victoria el combinado dirigido por Txus Vidorreta.

Restaban diez segundos y mandaba por uno el Iberostar Tenerife. Se tropezó Mickey McConnell y tuvo la oportunidad de sentenciar el envite el cuadro aurinegro. Asfixiaron entonces Sar y Dulkys a los hombres del Tenerife, provocando el campo atrás para delirio de la afición. Con siete segundos por jugarse, disponía de posesión el Rio Natura Monbus Obradoiro para ganar el partido. Asumió galones un soberbio Rosco Allen (20 puntos, 22 de valoración). En su mejor actuación del curso, decidió cargar con la reponsabilidad y tratar de poner el broche de oro al gran partido. Pero marró la ocasión. Amagó con ir hacia canasta, rectificó y lanzó sobre la bocina, pero el balón  salió repelido por el aro y acabó claudicando el Rio Natura Monbus Obradoiro. Un final taquicárdico, con todo o nada en apenas siete segundos.

 Pero antes hubo treinta y nueve minutos de muy buen baloncesto en el Fontes do Sar. Respondió la afición que animó incansable a su equipo durante toda la contienda; hubo alternancias en el marcador con un Rio Natura Monbus Obradoiro liderado por Eimantas Bendzius (17 puntos, 24 de valoración) y un Iberostar Tenerife espoleado por el acierto de su capitán, Rodrigo San Miguel. El base, MVP del encuentro, estuvo fantástico con el tiro de tres (cuatro anotados en cinco intentos) y resultó clave para comandar a su equipo hacia un nuevo triunfo.

Ya desde el minuto uno quedó evidenciado que la contienda sería dura y disputada. Los tinerfeños dejaban para la galería acciones plásticas como un canastón de Abromaitis, o con el baile de Hanley en la pintura con un reverso magnífico. Pero el Rio Natura Monbus quería controlar el tempo del partido, con McConnell en la sala de máquinas, liberado por el bloqueo de Llovet e inteligente habilitando a Allen para el poderoso mate del húngaro. La rabia con la que celebraron la acción hombres como Bendzius dejaron entrever una semana de trabajo muy duro (22-17).

Coincidieron los últimos minutos del primer cuarto y los primeros del segundo con el mejor rato del Rio Natura Monbus Obradoiro. Defendía con bravura el cuadro de Moncho Fernández que también atacaba con paciencia e inteligencia. Pozas entró en cancha enchufado, volviendo a acertar con un triple muy lejano cuando expiraba la posesión. Parecía poner tierra de por medio la escuadra santiaguesa, pero los tinerfeños no estaban dispuestos a firmar la rendición.

Los isleños hilaron un rápido parcial de 0-7 y convirtieron tres lanzamientos de tres prácticamente consecutivos para voltear el encuentro. El mortíferon Davin White, el capitán San Miguel y el certero Doornekamp fueron los encargados de poner al equipo aurinegro por delante en el marcador justo antes de llegar al descanso. 

Fueron minutos de mucha disputa, en los que Sar reconoció el esfuerzo de Rosco Allen, muy protagonista  a ambos lados de la cancha. También se encendió la grada con una antideportiva señalada sobre Pustovyi, importante para consolidar en el luminoso la ventaja tinerfeña antes del tiempo de asueto (41-42).

 

La reanudación se trataba de un momento muy delicado para el Rio Natura Monbus. En una dinámica de resultados negativa, ir por detrás al descanso después de haber jugado bien durante la primera mitad iba a poner a prueba la moral de los pupilos de Moncho Fernández. Pero la fe obradoirista resultó ser inquebrable. Ni siquiera un buen incio del segundo acto del Iberostar Tenerife tumbó al Rio Natura Monbus Obradoiro. No lo permitió Sar y tampoco se arrugaron los gladiadores gallegos. 

Deividas Dulkys continuó buscando el acierto exterior. Mientras, la zona era territorio dominado por Artem Pustovyi. El Jugador Estrella Galicia del mes de diciembre volvió a rendir a un nivel notable (12 puntos, 17 de valoración). Batalló hasta el último suspiro y se hizo enorme peleando por el rebote. El espigado pívot del Rio Natura Monbus Obradoiro selló las tablas en la última actuación del tercer cuarto (62-62).

Quedaba todo por decidir en el último asalto. Diez minutos en los que todo podía pasar. En baloncesto, como en la vida, las dinámicas dieron mil vueltas. Tan pronto parecía fugarse el Rio Natura Monbus Obradoiro, con Allen y Pozas inspirados en ataque, y el gigante Pustovyi taponando en defensa, como remontaban los canarios con exquisitas triangulaciones para los aciertos de San Miguel y Doornekamp.

Parecían tenerlo en su mano los locales, tras un dos más uno de Allen revisado durante un  buen rato por los colegiados, pero de nuevo desde el triple tomaron la iniciativa los visitantes. Y con una exigua ventaja de un punto a favor de los de Vidorreta se llegó a los últimos diez segundos.

Diez segundos que pueden parecer poco, pero que son una vida en un deporte tan activo como el baloncesto. Se concatenaron los errores y respiró aliviado sobre la bocina el Iberostar Tenerife, el flamante cabeza de serie de la Copa del Rey, que se embolsó en el Fontes do Sar un nuevo triunfo.

 

Despedidos con el público puesto en pie, reconociendo un esfuerzo encomiable, los jugadores del Rio Natura Monbus Obradoiro abandonaron el parquet del Fontes do Sar dolidos por haber encajado una derrota. La semana que viene, en el Palacio de los Deportes, contra el Movistar Estudiantes, un nuevo asalto (domingo 29, 12:30 horas).

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

Foto: Felipe Gonzo

Comentarios