Estreno trabajado y victorioso del Monbus Obradoiro ante Tecnyconta Zaragoza (80-74).

Ficha Técnica
Monbus Obradoiro: Sàbat (4), Thomas (21), Bendzius (8), Radovic (10), Pustovyi (15) – quinteto inicial – Simons (2), Llovet (1), Navarro (15), Pechacek (2), Corbacho (3), Pozas (5) y Laksa (7).

Tecnyconta Zaragoza: Bellas (2), Blums (17), Barreiro (6), Dragovic (16), Varnado (4) – quinteto inicial – Triguero (2), García (2), Neal (16), Mazalin (-), Michalak (0), De Jong (6) y Suárez (3).

Parciales: 20-16, 19-22, 17-23, 24-13 (80-74).

Árbitros: Pérez Pizarro, García Ortiz y Pedro Munar. Eliminaron por faltas a Gary Neal, del Tecnyconta Zaragoza.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la Liga Endesa, disputado en el Fontes do Sar ante 4.716 espectadores.

El Monbus Obradoiro estrenó la nueva temporada con un sufrido triunfo frente al Tecnyconta Zaragoza. Los de Moncho Fernández, en su puesta de largo en Sar, trabajaron a destajo para superar al combatico Zaragoza, pero cantaron victoria gracias a un último cuarto espléndido, con cinco minutos soberbios en defensa, dejando a los visitantes en un punto, y gracias al acierto de Thomas, todo bajo la batuta de Pepe Pozas.

Matt Thomas encandiló a la afición, ilusionada con el cañonero americano, MVP de la Copa Galicia y de nuevo referencia ofensiva y jugador más destacado contra el Zaragoza (21 puntos y 25 de valoración). El joven escolta de 23 años tardó poco en entonarse y mantuvo un elevado nivel de acierto durante los 29 minutos que estuvo sobre el parquet. En cinco ocasiones probó fortuna desde lejos y en cuatro cantó canasta Sar. Su actuación resultó especialmente importante en el último cuarto, con el Monbus Obradoiro tratando de remontar un partido que se fue complicando por minutos. En los momentos calientes, Thomas hizo honor a su apodo y no se derritió. Iceman sumó siete puntos en los instantes cruciales de la contienda.

La resistencia maña se basó en un tirador letal como es Janis Blums (17 puntos), mortífero desde el triple, con cuatro convertidos en su casillero. Pero también se valieron los de Jota Cuspinera de la puntería de Gary Neal (16 puntos) y de la bravura de Nikola Dragovic, a la postre mejor jugador de los rojillos (16 puntos y 21 de valoración).

La afición gallega tenía ganas de baloncesto tras cuatro meses y medio de sequía desde la disputa del último encuentro oficial en el mes de mayo. Por eso recibió calurosamente a los jugadores en la previa, con especial mención a los capitanes, al destacado Pustovyi en el Eurobasket o a Alberto Corbacho. El alero mallorquín, un año después de su lesión, hizo caerse al pabellón en la ronda de presentaciones y cuando ingresó en la cancha en el segundo cuarto.

El partido estuvo lejos de ser sencillo para el Monbus Obradoiro pese al volcánico arranque de Radovic. El interior montenegrino derrochó talento en la pintura, con un movimiento de pies imparable para los hombres altos del Tecnyconta Zaragoza. En el

primer cuarto, Nemanja fue el faro de los gallegos, con ocho puntos y 13 de valoración. Dirigía Sàbat repartiendo asistencias, hasta tres en los primeros diez minutos, para beneficio de Radovic y Pustovyi que imponían su ley en la pintura.

Sin embargo, los aragoneses llegaron a mandar en el marcador mediado el primer parcial como consecuencia del arranque pletórico de Dragovic. El serbio estuvo inmaculado en triples (2/2) y en tiros libres (2/2). Ocho puntos para mantener con vida al Zaragoza, capaz de sobrevivir al inspirado Thomas, que descerrajó el aro maño con dos triples convertidos y otro tiro que hizo la corbata y se salió de dentro (20-16).

Los visitantes, lejos de arrojar la toalla, incrementaron el nivel en la retaguardia, dificultando al Monbus Obradoiro anotar, y se encomendaron a Blums, que enchufó dos triples consecutivos bien punteados por sus defensores. Los aragoneses llegaron a firmar las tablas en primera instancia y a voltear el marcador en segunda, con seis triples convertidos en la primera parte.

El segundo cuarto permitió a Moncho Fernández mover mucho el banquillo y a los nuevos fichajes firmar su carta de presentación en Sar. Así, Martins Laksa acudió al rescate en uno de los momentos más delicados, con cuatro puntos consecutivos. La aportación del letón en ataque fue muy selectiva, siempre acertado cuando el partido estaba más complicado. Y también volvió Alberto Corbacho. Marró el primer intento de tres pero convirtió el segundo a la contra, poniendo de pie al pabellón (39-38).

El espectacular arranque de Jonathan Barreiro en la reanudación, con dos triples consecutivos, puso contra las cuerdas a los santiagueses. También volvió a destacar Dragovic en un encuentro que se enrareció por momentos. Hubo muchas imprecisiones, al Monbus Obradoiro no acabaron de entrarle los triples como sucedía en pretemporada y el Zaragoza aprovechó los instantes de desconcierto para firmar una pequeña escapada en el luminoso. Los locales encontraron la tabla de supervivencia en la envergadura de Pustovyi y en la porfía de Nacho Llovet y Radovic para minimizar daños (56-61).

En el último parcial, en la situación más comprometida del partido, el Monbus Obradoiro se parapetó en defensa y encadenó cinco minutos en los que anuló todas las virtudes ofensivas de los zaragocistas. Fueron cinco minutos con un 12-1 de salida, con un trabajo en la retaguardia sobresaliente y la soberbia dirección de Pozas.

El capitán de los santiagueses puso a correr a sus compañeros, que afinaron puntería desde el 6’75 y dinamitaron al Tecnyconta Zaragoza. Laksa desde la esquina, Pozas y Thomas fueron los protagonistas exteriores del remonte, mientras que Pustovyi se hizo gigante para sellar el triunfo gallego. Artem barrió una pelota en aro propio y se

colgó de la canasta rival en la acción siguiente. Una acción que valió doble porque en veinte segundos el Monbus Obradoiro pasó de poder estar con un punto de renta a defender con cinco de colchón en los compases finales.

Y cuando parecía que Sar podía respirar tranquilo, Blums y Neal volvieron a poner el partido patas arriba con dos triples que igualaron el marcador a menos de un minuto para el final (74-74).

Pero el Monbus Obradoiro no sucumbió en la tensa situación, acertó en los tiros libres y metió una mano providencial en defensa el americano Thomas para cantar victoria. El hombre más destacado del partido en ataque apareció salvador en defensa cuando la contienda agonizaba. Y Sar, al final, festejó el triunfo.

La primera victoria de la temporada en la jornada inaugural. El Monbus Obradoiro inicia un nuevo curso ganando y con optimismo, antes de una semana con doble compromiso: el miércoles visitará al campeón de la pasada Liga Endesa, el Valencia Basket (21:00) y el próximo sábado volverá a Sar para recibir al Divina Seguros Joventut (20:00).

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

Foto: ACB/Marqués

Comentarios