Celso Borges, por parte del RC Deportivo, y Nolito, por parte del RC Celta, fueron los encargados de poner el 1-1 en el marcador. 

  • En la segunda parte hubo reparto de ocasiones, pero que no llegaron a materializarse

 

RC Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Sergi Gómez, Cabral, Jonny; Radoja, Wass(Hernández, min.87); Orellana, Iago Aspas, Nolito y Bongonda(Guidetti, min.72).

RC Deportivo de la Coruña: Lux(Manu, min.37); Juanfran, Arribas, Sidnei(Lopo, min.80), Fernando Navarro; Pedro Mosquera, Borges, Fayçal Fajr, Fede Cartabia(Luisinho, min.70); Luis Alberto y Lucas Pérez.

Goles: 0-1, Borges (20′). 1-1, Nolito (29′).

Árbitro: Fernández Borbalán.

 

El derbi gallego se saldó con tablas y sensaciones extrañas para ambos equipos. El Celta seguramente se sienta insatisfecho con el punto logrado tras no aprovechar la superioridad numérica por la expulsión de Arribas. Mientras que el Dépor consiguió un valioso punto que lo acerca a la salvación, y consiguió apagar el peligro celeste pero las decisiones arbitrales pudieron perjudicarle en momentos claros, a saber: la posible expulsión de Wass por un manotazo a Navarro, un agarrón de Cabral a Luis Alberto en el área y la segunda amarilla a Arribas. Para los protagonistas blanquiazules la diferencia de criterio con las amarillas pudo ser clave para el resultado final.

Dejando a un lado las decisiones del colegiado el partido no fue excesivamente vistoso. En buena medida por el temporal que pasó por Balaídos ambos equipos tuvieron que manejarse con un césped que no pareció en las mejores condiciones, además de tener que lidiar con una lluvia por momentos muy intensa. A pesar de estas circunstancias desfavorales, los goles de ayer no estuvieron exentos de calidad.

El tanto paro los herculinos se gestó en tres toques en el área rival. Cartabia filtró un buen balón hacia Luis Alberto, que desde línea de fondo cedió hacía el segundo palo donde Borges con todo el tiempo del mundo, y la pasividad de la zaga celeste, ponía el cero a uno en el electrónico. Por parte celtiña fue Nolito el encargado de poner las tablas, el atacante andaluz conectó un esplendido remate con su pierna derecha desde el balcón del área que se coló por toda la escuadra de Lux. Esta jugada marcó aún más el choque debido a un choque fortuito del portero argentino con un compañero que le provocó un problema en la rodilla que le obligó a ser sustituido por Manu.

Durante los 90 minutos no hubo grandes ocasiones. Un tiro al palo de Orellana en el minuto 25, y poco más. Ninguno de los tres porteros que disputaron minutos tuvo mucho trabajo. Gran parte de culpa de esto la pudo tener el mal día de Aspas y Lucas Pérez. Ambos parecían destinados a decantar el duelo, pero ninguno tuvo su mejor día y ni uno ni otro generó verdadero peligro. Hasta en eso estuvo igualado un partido que no pasará a la historia de “O noso derbi”.

 

 José Luis Neira/Los Otros 18

Foto: LFP