Foto:  Xosema

Los datos no mienten. Y, por tercera temporada consecutiva, estos han desvelado una información de la que muchos, principalmente los presentes, seguramente ya sean conscientes.

Finalizada la primera vuelta del curso, la asistencia en el Multiusos Fontes do Sar ha descendido una vez más. Una media de 4.849 aficionados se han desplazado al feudo obradorista en los nueve partidos disputados hasta el momento. Una cifra que representa 400 menos que hace tres años y 700 menos que hace nueve.

Unos números que, de una forma u otra, hay que contextualizar -depende de rivales, horarios y situación deportiva- y de la que no se pueden sacar resultados absolutos hasta final de campaña. Pero están ahí. Y hay que tenerlos en cuenta.

Desde el club son conscientes de ello. Raúl López, presidente del Monbus Obradoiro, culpa de ellos a la desaparición del ‘efecto novedad’, con el club ya asentado en la máxima categoría desde su ascenso en 2009, y a los malos horarios establecidos por Movistar.

La afición, por su parte -teniendo en cuenta opiniones a pie de calle y en redes sociales- apunta en otra dirección: abonos y entradas excesivamente caras, ofertas a no abonados más económicas que el coste a los que si lo son y mal acceso y aparcamiento son algunas de las quejas vertidas.

No podemos olvidar, eso sí, que por el Multiusos ya han pasado en esta primera vuelta alguno de los grandes equipos de la liga: Real Madrid, Baskonia, Valencia Basket y Unicaja. Conjuntos con un gran efecto llamada en Sar y que no aumentarán el flujo de aficionados en la segunda mitad del curso.

Una de las primeras -y ambiciosas- medidas que estudian en el seno del club es la de intentar aspirar a jugar competición europea, con la Basketball Champions League en el punto de mira. ¿El objetivo? Revertir la situación e intentar aspirar a superar -o al menos merodear- el récord de asistencia en una temporada del Obradoiro: los 93.668 espectadores del curso 2009/10.