Houston (EE.UU.), 11 abr (EFE).- El veterano base José Manuel Calderón se convirtió en el único español que vio acción durante la última jornada de la temporada regular de la NBA y lo hizo como reserva de los Pistons que a domicilio 89-115 a los Knicks y aseguraron el último pase a los playoffs de la Conferencia Este.

Nunca antes hubo tanta presencia española en la competición que defina al nuevo campeón de la NBA y los siete jugadores estarán repartidos entre cinco equipos diferentes, tres que militan en la Conferencia Este y otros dos en la del Oeste.

El jugador de Villanueva de la Serena, aunque no ha tenido muchos minutos durante toda la temporada, su primera con los Pistons, a sus 37 años, cuenta con el apoyo del entrenador Dwane Casey, para que esté en el banquillo y aporte su consejo, ayuda y experiencia a los jóvenes que hagan el debut en los playoffs.

Calderón podrá reunirse con sus compatriotas el ala-pívot Nikola Mirotic y el pívot Pau Gasol cuando los Pistons se enfrenten a los Bucks, que tienen la mejor marca de la NBA y son aspirantes a luchar por el título de campeones.

Siempre que Mirotic, baja por fractura en el dedo pulgar de la mano izquierda, y Gasol supere los problemas que sufre en el pie izquierdo, algo que no parece probable para los primeros partidos de la serie, que será la que tenga más representación española, con tres jugadores.

También habrá dos españoles, el pívot Marc Gasol y el ala-pívot de origen congoleño Serge Ibaka en la serie que vayan a disputar su equipo de los Raptors (54-28), que tienen la segunda mejor marca de la Conferencia Este, ante los Magic.

El base titular Ricky Rubio, aunque se perdió el tercer partido consecutivo con los Jazz, incluido el último de la temporada regular que la pasada noche disputaron y perdieron de visitantes, en la prórroga, por 143-137 ante Los Angeles Clippers, podría estar recuperado para cuando lleguen los playoffs, este próximo sábado.

Rubio, quien la pasada semana sufrió una contusión en el cuadrante superior izquierdo del abdomen, será más necesario que nunca cuando los Jazz, quintos en la Conferencia Oeste, se enfrenten a los Rockets, cuartos, que tendrán la ventaja de campo.

El duelo será la revancha de la serie de semifinales que ambos equipos disputaron la pasada temporada y que ganaron los Rockets por 4-1 al mejor de siete.

«Creo que se nos quedó una espina clavada con lo que sucedió la pasada temporada, no tanto por la eliminación sino porque me lesioné y el equipo pudo haber hecho mucho más en el campo», declaró Rubio al valorar el nuevo duelo contra los Rockets, que fue la segunda serie de playoffs que disputaba como profesional, después de haber llegado por primera vez a la postemporada con los Jazz.

Mientras, el ala-pívot Juancho Hernangómez jugará por primera vez los playoffs después de que los Nuggets de Denver, que la pasada noche ganaron 99-95 a los Timberwolves de Minnesota, en el último partido de la temporada regular, acabasen segundos en la Conferencia Oeste.

Los rivales de los Nuggets serán los siempre temibles Spurs que aunque están en plena fase de reconstrucción consiguieron acabar en el séptimo puesto.

El único español que comenzó a disfrutar de vacaciones anticipadas al concluir la temporada regular fue el pívot Willy Hernangómez, quien no vio acción en el último partido de la temporada regular disputado por su equipo de los Hornets de Charlotte y que perdieron de locales por 114-122 ante los Magic.

La derrota de los Hornets (39-43) unida al triunfo de los Pistons (41-41) dejó fuera de los playoffs al equipo propiedad del legendario Michael Jordan.

Willy, que espera estar con la selección española para el Mundial de China, no recibió ningún minuto por parte del entrenador de los Hornets, el hispano James Borrego, quien nunca ha sido consistente con la integración del exjugador del Real Madrid, a pesar que en las oportunidades que ha tenido ha sido uno de los más eficaces del equipo en todas las facetas del juego.

El otro jugador español que comenzó la temporada regular y no estará en los playoffs es el escolta Álex Abrines, quien debido a problemas personales tuvo que dejar a los Thunder, que se clasificaron a la fase final como sextos en la Conferencia Oeste, donde se van a enfrentar a los Trail Blazers.