Nacho Llovet vs Tornike Shengelia
Foto: Jacobo León

Foto: Jacobo León

Nacho Llovet se encuentra en un momento individual de dulce. La pasada jornada firmó su tope reboteador con la camiseta del Monbús Obradoiro y actualmente es el cuarto jugador español con mayor valoración por detrás de Jaime Fernández, Javier Beirán y Darío Brizuela. Por si fuera poco, dos tiros libres suyos sellaron la clasificación de la selección española para el Mundial de 2019.

A sus 27 años, el internacional español se ha asentado como uno de los principales referentes del equipo gallego y uno de los jugadores más queridos por la afición obradorista.

«Compostela es una plaza de baloncesto por excelencia», afirmó el jugador catalán en una entrevista a La Voz de Galicia. «Siempre he sentido muchísimo cariño por parte de la afición. Mi perfil como jugador, de dejarlo todo en la pista, encaja muy bien con el Obradoiro. Agradezco todo ese cariño y espero devolverlo.»

Una confianza que también está recibiendo por parte del entrenador Moncho Fernández. De hecho, Llovet es el jugador que más minutos por partido, con 27, disfruta de todo el equipo, por delante de Kostas Vasileiadis (25).

«El juego de Moncho, sobre todo los primeros dos meses, cuando llegas, es más complicado. Más que por los sistemas, que al final te los aprendes, por el tipo de baloncesto libre, con sus normas y metodologías. Una vez pillas ese sistema de juego libre, te viene automático y no tienes que darle más vueltas. Se convierte en tu manera natural de jugar», declaró el interior obradorista.

Nacho Llovet también aprovechó la entrevista para hablar sobre su experiencia en la selección española a las órdenes de Sergio Scariolo y la posibilidad de no poder disputar el Mundial cuando los jugadores NBA y Euroliga estén disponibles.

«Todos los que estamos aquí en el grupo somos muy conscientes de lo que cuesta entrar en una absoluta si todos los jugadores están disponibles. Si eres consciente de eso y no piensas en estas ventanas como una reivindicación para ganarte el puesto en la absoluta, la selección siempre es una oportunidad, la de competir con esta camiseta. Si lo ves así, lo disfrutas y rindes.»

Por último, y a modo de curiosidad, Nacho Llovet afirmó que, de ser presidente, los dos jugadores que ficharía para su equipo serían, en la NBA, LeBron James y, en la ACB, Sergio Llull. «Fuera de la calidad indiscutible que tiene, está ese carácter competitivo que transmite. Le da igual jugar contra el CSKA o uno de LEB. Va al mil por cien todos los días. Aunque pueda ser MVP de la Euroliga, baja el culo y defiende como el que más», destacaría del jugador del Real Madrid.