Foto: Álvaro García / El Pelotón

El primer contacto con la montaña de la Volta a Galicia se decidió con un final ajustado en Baiona. Jorge Martín Montenegro fue el más rápido de un cuarteto que se presentó en la línea de meta de la segunda etapa con cuatro segundos de ventaja sobre el pelotón. El ciclista argentino del Aluminios Cortizo de Padrón superó al esprint a Jacobo Ucha (Vigués) y la tercera plaza la ocupó el nuevo líder, el andaluz Alejandro Ropero (Kometa), que desbancó de lo más alto de la general a Roger Adriá (Lizarte).

En el perfil de los 137 kilómetros de recorrido sobresalía el Alto de A Groba, de 1ª categoría, con su cumbre ubicada a 35 km de la llegada. Desde la salida en Baiona se sucedieron los intentos de escapada, tanto individuales como de pequeños grupos, pero ninguno fructificó.

Rodando a una velocidad media de 43,6 km en las dos primeras horas de carrera, el portugués José Costa (Aleata-Farto) se hizo con el maillot de las Metas Volantes puntuando en primera posición en los dos pasos intermedios por Baiona y el también luso Daniel Silva (Sicasal) coronó en cabeza el Alto de Tebra, de 3ª, en el km 76.

Oliveira al ataque

A las primeras rampas de A Groba el grupo principal llegó compacto y Rubén Fernández Oliveira (Aluminios Alca) se convirtió en el gran protagonista de esta ascensión de once kilómetros. El actual campeón de Galicia máster-40 se situó al frente de la carrera con Patrick Videira (Fortunna), Alejandro Ropero (Kometa) y Raúl García de Mateos (Cortizo).

 Las diferencias eran mínimas sobre el pelotón y Oliveira le dio continuidad a su ofensiva en solitario. Hasta su rueda llegó Adrián Cobos (Bicicletas Rodríguez), que no podría seguir el ritmo del porriñés y cedería antes finalizar el puerto.

Los puntos que consiguió en solitario en la cumbre de A Groba garantizaron la presencia de Oliveira en el podio de la etapa como líder de la montaña y, arriesgando en el descenso, el veterano corredor del Aluminios Alca alcanzó una ventaja de 30 segundos. Esta aventura se iba a encontrar con un terreno poco propicio para rodar de manera individual en los últimos 25 km y con el trabajo del Lizarte.

Antes de que hubiese terminado la valiente apuesta de Oliveira, el fugado fue alcanzado por Martín Lestido (Froiz), Roberto Mediero (Vigués), Jacobo Ucha (Vigués) y Jorge Montenegro (Cortizo). Aunque los compañeros del líder neutralizaron a ese quinteto, tres de los escapados volvieron a la carga en la subida no puntuable de Cabo Silleiro.

Montenegro, Ucha y Lestido insistieron a seis kilómetros de la meta, un nuevo intento al que también se sumó Ropero. Los cuatro consiguieron una mínima renta, suficiente para que el argentino del Cortizo levantara los brazos en Baiona y el granadino del Kometa convirtiera en el nuevo líder.

“Sabíamos que era un final en el que podía ganar si arrancaba en Cabo Silleiro”, comentó Jesús Blanco Villar, director del vencedor. Montenegro, de 36 años, se impuso con un tiempo de 3 horas 19 minutos y 14 segundos. A 4” entró el grupo del maillot amarillo, compuesto por 22 unidades, y con Silva (Sicasal) por delante de Miguel Ballesteros (Vigo-Rías Baixas) en el duelo por la quinta plaza.

En la general, Ropero asaltó el primer puesto. El del Kometa tiene un colchón de 3” sobre tres ciclistas del Lizarte:  Adriá, que sigue siendo el mejor Sub23, Robert Torrents y Martí Márquez. Por equipos, la estructura madrileña también le arrebató a la navarra la primera posición.

El padronés Lestido, octavo a 8”, porta ahora la camiseta de mejor gallego, uno de los maillots que se entregaron en la ceremonia de premios. En esta despedida de Baiona, escenario de las dos primeras etapas, participaron Carlos Gómez, alcalde; Miriam Costas, concejala de Deportes y Cultura; Cristina Dosil, concejala de Turismo; Óscar Martínez, concejal de Vías y Obras; Rosa Domínguez, concejala de Medio Ambiente; Vara Rodríguez, concejala de Servicios Sociales, Juan Carlos Muñiz, presidente de la Federación Galega de Ciclismo; y José Ángel Vidal, exciclista homenajeado en esta XVIII edición de la ronda gallega.

Tercera jornada

Este sábado la caravana de la Volta se trasladará hasta la provincia de A Coruña. La etapa Teixeiro-Curtis, la más larga con 151 km, vuelve a presentar una dificultad montañosa de 1ª categoría. En esta ocasión el Alto de Amenoeiras (km 59) está situado antes del ecuador de la etapa. Las ascensiones puntuables regresarán en el tramo final con dos pasos por el Alto de A Queimada, de 2ª, que se coronará por segunda vez a cinco kilómetros de la meta. La salida se dará a las 13:00 horas y el ganador se conocerá alrededor de las 17:00.

Nota de prensa de la Federación Gallega de Ciclismo