Barcelona, 11 abr (EFE).- Mireia Belmonte, Jimena Pérez y Marina García se ganaron en Sabadell (Barcelona) el billete para los Mundiales de Gwangju (Corea del Sur) al cumplir a rajatabla los requisitos de clasificación directa impuestos por la dirección técnica de la Federación Española de Natación (RFEN).

La natación española se examinó en los Campeonatos de España con la clasificación para los Mundiales, del 21 al 28 de julio, como gran objetivo. Estas tres nadadoras consiguieron el billete directo y otros cuatro nadadores hicieron alguna mínima y deberán esperar a la decisión técnica para ver si son incluidos en la selección.

Marina García fue la única nadadora de todos los participantes que consiguió ‘la triple corona’, consistente en mejorar la mínima para los Mundiales en las series preliminares, las semifinales y quedar entre las dos primeras en la final.

La nadadora del CN Sabadell fue junto a Mireia Belmonte la gran triunfadora de los Campeonatos de España con su exhibición en los 200 braza, en los que se impuso a la otra gran reina de la natación española, Jessica Vall.

Los 2:24.06 conseguidos por Marina García en las semifinales es la octava mejor marca mundial del año y la acredita para estar entre las finalistas de la prueba en los que serán sus quintos Mundiales.

Mireia Belmonte (800 y 1500 libre) y Jimena Pérez (1.500 libre) lo tuvieron más fácil para conseguir el billete mundialista en las pruebas de resistencia al ser bajo el formato de carrera única y no tener que pasar eliminatorias previas ni semifinales.

La campeona olímpica ofreció una exhibición en la última jornada, en la que hizo la mínima mundialista en la final de los 400 estilos con la cuarta mejor marca mundial del año (4:36.09) para completar así el seis de seis en su vuelta a unos Campeonatos de España.

Otros cuatro nadadores hicieron alguna de las mínimas exigidas para los Mundiales y todo hace pensar que eso les bastará para ser incluidos en el equipo definitivo para Gwangju, que podría conocerse esta misma semana.

La gran alegría, por inesperada, la dio el espaldista del Real Canoe Juan Segura, que en las eliminatorias de los 50 espalda consiguió la mínima con la novena mejor marca mundial del año (25.11), lo que le podría situar en la selección definitiva para sus primeros mundiales.

La gran promesa de la natación masculina española, Hugo González de Oliveira, fue el otro nadador que logró una mínima en Sabadell, en las eliminatorias de los 200 estilos (1:59.48).

El único récord de España batido en Sabadell fue el de los 50 braza femenino de Jessica Vall (30.69) en las semifinales. La nadadora del Sant Andreu consiguió la mínima en esta prueba y en las eliminatorias de los 100 braza (1:07.40).

África Zamorano también dio un paso importante para clasificarse para los Mundiales en los 200 espalda al hacer la mínima en las eliminatorias (2:09.60).

En el caso de que todos los nadadores que consiguieron mínimas sean incluidos en la lista para los Mundiales, España repetiría el equipo femenino de hace dos años en Budapest con la novedad de Marina García.

En el caso de los hombres, la natación española solo tendría dos representantes: Hugo González y Juan Segura. Joan Lluis Pons, Antonio Arroyo y Miguel Durán, que estuvieron en Budapest 2017, deberán esperar a la decisión técnica de la Federación Española de Natación.

Comentarios