Miguel Cardoso/EFE

Vitoria, 23 feb (EFE).- El entrenador del Celta de Vigo, Miguel Cardoso, opinó tras el empate ante el Alavés que «es un punto importante», sobre todo, después del último partido en el que no estuvieron bien.

El portugués indicó «el equipo supo reaccionar, juntarse y competir muy bien», al tiempo que celebró comprendieron lo que se iban a encontrar.

«Interpretamos bien los momentos de cuándo ir a portería y cuándo defender», insistió el técnico, que confesó que no le gusta que tengan posibilidades de salir en corto y no lo hagan, pero matizó que su equipo tiene saber cómo jugar cuando tienen presión.

El luso, que reconoció que arriesgaron en el inicio de la segunda mitad, puso en valor «la unión del vestuario» y la «resiliencia» que han tenido para poder llegar a este partido.

«Ahora nos tiene que llegar la estabilidad para poder competir mejor», reclamó el entrenador del plantel gallego, que admitió que salen «reforzados por la actitud» que tuvieron con las condiciones emocionales que tenían.

«No pelea el que está muerto, yo no lo estoy y voy a trabajar al límite para que los jugadores vean que son ellos los que pueden sacar esto adelante», concluyó