DP Mecalia Atl. Guardés

El Mecalia suma dos puntos con altibajos y se coloca a un punto del Rocasa, líder.

 

Ficha Técnica
Mecalia Atl. Guardés (12+14): Meriem Ezbida, Sempere (2), Naiara Egozkue (5), Doiro (9), Méndez, Campos (3), Lorena Pérez, Sara Bravo (1), Kurchankova(1), Carrera, Buforn (3), Espiñeira (1), Urban (1), Gómez y Eva Fernández.

Aula Alimentos de Valladolid (7+13): Carmen Sanz, Melina Cozzi, Elisabet Cesáreo (4), Beatriz Puertas (3), María González Niño (1), Ángela Nieto (1), Lourdes Guerra, Mónica Gutiérrez, Cristina Cifuentes (3), Elena Talavera, Joana Bolling (1), Teresa Álvarez (3), Cecilia Cossio, Elena Cuadrado (2) y Ana María Viloria (2).

Parciales cada 5 min: 3-1 / 5-3 / 8-4 / 9-5 / 9-7 / 12-7 (descanso) / 14-10 / 16-10 / 45-18 / 20-14 / 24-17 / 26-20 (final).

Árbitros: José C. Friera Cavada y Jesús Álvarez Menéndez (Cataluña). Excluyeron a Carmen Campos (descalificada) por parte de las locales y Cesáreo (2) de las visitantes.

Incidencias: partido correspondiente a la J.10 de la Liga Guerreras Iberdrola disputado en A Sangriña. Lleno.

 

A arreones, pero siempre con el partido controlado. De esta manera ha sumado el Mecalia Atl. Guardés dos puntos importantes ante el Aula Alimentos de Valladolid (26-20, 12-7) en el regreso de la Liga Guerreras Iberdrola con la disputa de la jornada 10. Con el resto de resultados, las gallegas suben hasta la segunda posición de la tabla con 15 puntos y se colocan a un punto del Rocasa, líder. Tercero, y con los mismos puntos que Guardés, el Super Amara Bera Bera.

 

Llegó el Aula a A Sangriña con la intención de puntuar por primera vez en este escenario y las de Peñas estuvieron lejos de conseguirlo. Las vallisoletanas se marchan de vacío de A Guarda tras un partido en el que el Guardés no dio opciones y desde el 1-0 inicial fue siempre mandando en el marcador. Estela Doiro ejerció de capitana y mostró su buen estado de forma siendo, a pesar de los errores, la más destacada de las locales (9 goles).

 

Con el 8-4 (min. 14:20) ya paraba el partido Miguel Ángel Peñas. Las suyas eran incapaces de encontrar agujeros en la defensa guardesa y la precipitación, Estela Carrera bajo palos y Doiro permitían elevar la renta. Las cinco pérdidas de balón, los dos pasos y un pisando en la primera parte condicionaban el resultado para las de Prades y con estos fallos el Guardés pasaba casi sin darse cuenta del 9-5 al 9-7 y al 12-7 del descanso.

 

Siempre con el partido controlado, el Guardés pudo “permitirse” fallar, perdonar y no sentenciar en muchos momentos. Tampoco se acusó la descalificación de Carmen Campos por una acción fortuita del juego. Los nervios del “volver a empezar” y las imprecisiones estuvieron presentes en ambos conjuntos, pero el Guardés con sus momentos de lucidez de adjudicó los dos puntos.