Nota de prensa del Monbus Obradoiro

Si hay algo de lo que el obradoirismo puede presumir es que la mayoría de los jugadores que han pasado por el club siguen la trayectoria del equipo y envían muestras de cariño allá donde estén, en los buenos y malos momentos.

Como es el caso del ex obradoirista y actual jugador de los Dallas Mavericks de la NBA, Maxi Kleber, que está pasando unos días en España y no ha dudado en dejarse ver por Santiago de Compostela.

Maxi Kleber pasó por las filas obradoiristas en la temporada 2014/15, consiguiendo ser MVP de la Jornada 25, con 45 de valoración, y también MVP de la Jornada tras vencer al Montakit Fuenlabrada, anotando 36 puntos, capturar 5 rebotes y robar 2 balones.

El ex obradoirista se ha reencontrado en el entrenamiento con las personas que todavía siguen en el club de aquella temporada: el cuerpo técnico y Pepe Pozas, así como con Andreas Obst, compañeros en la selección alemana.

Así, Maxi no se perderá tampoco el partido de esta tarde del equipo, en el que recibirá al Herbalife Gran Canaria y en el que el club le rendirá homenaje en el prolegómeno del encuentro.

Maxi detalla que «esta es la primera vez que regreso a Sar desde que me despedí. Estoy muy emocionado de poder estar aquí y ver jugar al equipo. El ambiente en casa es increíble y es una de las razones por las que, cada temporada, se ganan muchos partidos como local, por la fuerza que transmite. Es muy especial, sobre todo escuchar el Miudiño. Tengo muchas ganas de poder volver a vivirlo en directo».

El jugador alemán confiesa que por incompatibilidad de horarios «no sigo al equipo todo lo que me gustaría. La mayoría de los partidos son en nuestro horario de entrenamiento. A pesar de esto veo todo lo posible para estar al día, compruebo los resultados, etc. Me encanta el equipo de esta temporada, pero también el de las anteriores. Creo que Moncho y el cuerpo técnico hacen que los jugadores que pasan por aquí saquen lo mejor de sí mismos y crezcan».

En este sentido, el ex obradoirista confiesa que «mi etapa en el Obradoiro fue un gran paso para llegar a ser el jugador que soy ahora mismo. Cuando jugué aquí aprendí muchísimo en ataque y en defensa, a ser un jugador más físico y aprendí situaciones que ahora puedo aplicar en mi juego en la NBA. Creo que este club fue clave para que ahora esté en Dallas».