Foto: LaLiga

Málaga, 24 feb (EFE).-  Con un excelente ambiente en un choque entre dos históricos ahora inmersos en su travesía del desierto en Segunda, el Málaga, que lleva más de un mes sin vencer en La Rosaleda, no fue capaz de romper esa estadística y, a pesar de tener ocasiones para sumar los tres puntos, enlazó su tercer empate en casa frente a un Dépor que también pudo ganar.

El conjunto malagueño llevó en los primeros instantes la iniciativa, con transiciones rápidas buscando al extremo Iván Alejo, ante un equipo gallego que, con una defensa firme y expeditiva, intentó recortar espacios.

Con el paso de los minutos, el empuje del Málaga fue disminuyendo y el Deportivo empezó a encontrarse más cómodo, arañando el área rival, aunque con escasa pegada. Su primer disparo llegó a los 29 minutos por medio del centrocampista Expósito, aunque flojo y sin problemas para el guardameta marroquí Munir.

La posesión era del Deportivo, triangulaba, pero no encontraba las vías para llegar con peligro a la portería del Málaga, que bajó mucho su eficacia y tuvo problemas para conducir el balón por la presión del rival.

El Málaga creó peligro en un lanzamiento de falta del centrocampista Dani Pacheco, que se le escapó al portero Dani Giménez, pero no hubo ningún jugador blanquiazul para empujar el balón.

Se animó algo el Málaga en los últimos instantes de la primera parte e incluso reclamó un penalti por un remate de Pacheco que tocó en la mano de un defensor, pero el colegiado Gorostegui Fernández no señaló nada, con lo que terminó un periodo con poco fútbol y escasas ocasiones.

En la reanudación, el Málaga salió enchufado y el delantero argentino Gustavo Blanco Leschuk, que lleva sin marcar más de tres meses, falló lo inexplicable, solo delante de Dani Giménez. Tras un error del meta en el despeje, el balón le llegó al atacante local dentro del área pequeña, pero estrelló su remate en el cancerbero.

Fue la ocasión más clara del partido hasta entonces, en una fase en la que el Deportivo estaba descolocado, aunque volvió a la carga minutos después con un lanzamiento del delantero Borja Valle que frenó Munir.

A los malaguistas les volvió a suceder y fueron disminuyendo su llegada frente a un conjunto deportivista bien plantado, que creaba peligro, pero sin acierto. Borja Valle tuvo el 0-1 en una acción similar a la de Blanco Leschuk, si bien el meta marroquí del Málaga desbarató el disparo con una gran intervención.

Ya en la recta final, el técnico del cuadro andaluz, Juan Ramón Muñiz, sacó del campo a Iván Alejo y dio entrada al joven delantero hispanoescocés Jack Harper, quien pudo desnivelar el marcador con un lanzamiento dentro del área grande que desvió Dani Giménez, con lo que el choque, vibrante e igualado, terminó 0-0.