Los de Francisco encadenan cuatro triunfos, algo que nunca habían hecho en Segunda División.

Ficha Técnica
CD Lugo: Juan Carlos; Campabadal, Bernardo, Ignasi Miquel, Luis Ruiz; Azeez, Seoane; Iriome (Albarracín 84′), Campillo, Fede Vico (Cristian Herrera 75′), Fydriszewski (Luis Muñoz 90′).

CD Tenerife: Dani Hernández; Raúl Cámara, Jorge Saenz, Carlos Ruiz (Montañés 81′), Camille; Acosta, Vitolo (V.Casadesús 55′), Aitor Sanz; Juan Carlos (Tayron 67′); Longo, Malbasic.

Goles: 1-0 Fede Vico, de penalti. (47′).

Árbitro: Moreno Aragón (Colegio Madrileño). Amonestó a Iriome (70′), Juan Carlos (81′) e Ignasi Miquel (85′) por parte del CD Lugo y Jorge Saenz (45′), Camille (56′), Aitor Sanz (60′) por parte del CD Tenerife.

Nunca antes el CD Lugo había encadenado cuatro victorias seguidas. Ese dato da mayor relevancia a lo conseguido por los hombres de Francisco esta noche. Fue tras un penalti convertido por Fede Vico. Los rojiblancos dormirán en la planta noble. Son terceros, empatados a 13 puntos con el Real Valladolid y a uno del lider Numancia.

Con los datos sobre la mesa se medían dos de los equipos más en forma de la categoría cuando Moreno Aragón señaló el inicio del encuentro en una soleada tarde en el Anxo Carro. Los entrenadores de ambos equipos señalarón la posesión del balón como vital para el desenlace del encuentro. Y sus equipos con la lección bien marcada desde los vestuarios comenzaron con intensidad buscando ese dominio del esférico.

Avisó el CD Lugo con una ocasión de Fydriszewski que chocó con Dani Hernández, teniendo que ser atendido a posteriori el meta insular. Tras ese susto estiraron las líneas los de Pep Martí, que dispusieron de varios saques de esquina consecutivos, pero que no llegaron a disparar entre los tres palos de la meta defendida por Juan Carlos. Se vivieron minutos de una fuerte disputa por el balón y con alto ritmo, pero sin ocasiones claras. La más peligrosa, medidado el primer periodo. Fede Vico colgó al segundo palo una falta desde el flanco derecho y Seoane cabeceó por encima cuando el portero de los “chicharreros” ya estaba vencido.

A partir de ahí, el partido se volvió de ida y vuelta. El CD Lugo dispuso de un corner tras una cabalgada de Luis Ruiz, que tras el saque de Campillo, Azeez no pudo rematar en el segundo palo. En estas, el Tenerife quiso demostrar por qué Francisco avisó de sus transiciones. Malbasic recibió una pelota en profundidad en el perfil izquierdo y el cambio de velocidad del 9 tinerfeño le dejo sólo ante Juan Carlos. El alcarreño aguantó de pie y abortó la más clara del “Tete” hasta entonces. Hasta el descanso alternancia de dominio para ambos. Moreno Aragón marcaba el camino a vestuarios tras un corner desperdiciado por el CD Lugo.

Con la gente aún sentándose tras la pausa, la cosa se puso de cara para los albivermellos. Campillo recibia en la frontal y con pausa habilitaba a Fede Vico ya dentro del área. Vitolo arrollaba al extremo cordobés y Moreno Aragón señaló penalti. El propio Fede golpeó duro y seco, a media altura, a la izquierda de Dani Hernández. Inapelable. El Anxo Carro estallaba y el viento comenzaba a soplar a favor de los de Francisco.

José Luis Martí cambiaba el planteamiento en busca del empate y daba entrada a Víctor Casadesús por Vitolo. Con el ex del Mallorca recién incoporado estuvo a punto de hacer Seoane el segundo. El capitán trastabillado por los agarrones de la defensa tinerfeña, picó un balón desde la frontal que se marchó tras tocar el larguero. El conjunto amurallado comenzo a dominar desde entonces los tempos de partido. Bien plantados sobre el terreno de juego, hicieron inerte la posesión de balón de los tinerfeños.

Martí siguió buscando cambiar el partido con la entrada de Tayron, pero la seriedad de los rojiblancos siguió haciendo honor a la Muralla de Lugo. Los canarios acumularon hombres arriba y renunciaron en parte a su filosofía. Los balones colgados eran repelidos una y otra vez por Ignasi Miquel y Bernardo. En un minuto de locura pudo cambiar todo. En una contra tuvo Azeez la sentencia y además Campillo no aprovechó el rechace. En la réplica insular, Montañes mandó el balón a las nubes tras una jugada de Casadesús en la que se lesionó Iriome. El héroe de los últimos tres trinfos se retiraba y entraba Albarracín.

El final fue un cúmulo de emociones. La grada apretaba, espoleada por un Francisco que veía la victoria cada vez más cerca. Y tras cuatro minutos de añadido el colegiado señalo el final. Estallido de júbilo en el Anxo Carro que veía como su equipo lograba su mejor marca de victorias consecutivas en LaLiga123.

DP CD Lugo

Foto: LaLiga

 

Comentarios