Hamilton reinó en Sepang al conseguir pole, vuelta rápida y victoria. Fernando Alonso empezó cuarto en la parrilla y cuarto ha acabado al final de la carrera. 

 

Para Alonso fue una tarde difícil y aún lo fue más para para su compañero en la Scuderia Ferrari, Kimi Raikkonen, quien se vio en los últimos puestos debido a un pinchazo y fue capaz de remontar hasta acabar duodécimo. La victoria fue para Lewis Hamilton que, junto a Nico Rosberg (segundo), aseguró el primer doblete de Mercedes desde el Gran Premio de Italia de 1955. El podio lo completó el Red Bull de Sebastian Vettel.

Los Ferrari, con Fernando Alonso y Kimi Raikkonen, peleando con Hulkenberg en la segunda curva después de la salida
Los Ferrari, con Fernando Alonso y Kimi Raikkonen, peleando con Hulkenberg en la segunda curva después de la salida

El Mercedes de Hamilton lideró desde la pole, mientras que Rosberg pasó muy cerca del muro al adelantar a Vettel para ponerse segundo. El campeón del mundo fue adelantado también por su compañero de equipo, Daniel Ricciardo. El orden en pista, entonces, quedaba con Hamilton a la cabeza, que ya empezaba a ganar distancia sobre Rosberg y Ricciardo; luego Vettel y Alonso, que había perdido una posición, y a punto de ser superado por el Force India de Nico Hulkenberg. Kimi, por su parte, se veía obligado a pasar por boxes después de haber pinchado una de sus ruedas traseras, en un toque con el McLaren de Magnussen. Fernando recuperó la quinta posición en la segunda vuelta mientras que Raikkonen volvía a pista en penúltima posición. Por delante, mientras, Vettel pasaba a Ricciardo y se ponía tercero.

En la vuelta 8, Hamilton ya contaba con una ventaja de 5,2 segundos sobre Rosberg, con Vettel a 3,4 segundos del alemán, seguido de cerca por Ricciardo. Fernando rodaba a 1,1 segundos del australiano. La estrategia a tres paradas se revelaba como favorita y Fernando entró a montar Medios nuevos en la vuelta 11. Ricciardo entraba a boxes en la vuelta siguiente y en su regreso a pista, tuvo una lucha rueda con rueda con el Ferrari del español durante unas cuantas curvas, antes de que el australiano acabara ganando la séptima posición. En la vuelta 14, Fernando pasaba al Williams de Valtteri Bottas y se ponía sexto, mientras que los Mercedes hacían sus respectivas paradas. Hulkenberg, el único del grupo de cabeza que aún no había pasado por boxes iba segundo, con Fernando en sexta posición por detrás de Ricciardo. Kimi seguía luchando en los últimos puestos y pasaba por meta siendo decimonoveno.

Cuando se llegó a la mitad de la carrera, las cosas no habían cambiado mucho. La amenaza de la lluvia hizo que los pilotos intentaran alargar al máximo esta segunda tanda con el fin de no tener que hacer una parada extra para montar los neumáticos de lluvia. Fernando fue cerrando la brecha que le separaba de Ricciardo (quien más tarde se tuvo que retirar), hasta que en la vuelta 37 solo les separaba medio segundo. La lluvia empezaba a caer en las curvas 9 y 10, pero nunca con suficiente fuerza como para renunciar a los neumáticos lisos. El español hacía su última parada en la vuelta 47, pero salía quinto al haber decidido Hulkenberg ir a dos paradas. Fernando, sin embargo, no se daba por vencido, y se iba a la caza del alemán: eran 9,1 segundos a recuperar en nueve vueltas, una misión que era posible visto que Fernando iba ganando dos segundos por vuelta y se hacía con la vuelta rápida de carrera (tiempo que luego batió Hamilton).

En las últimas vueltas, Kimi tuvo una reñida batalla con el Lotus de Romain Grosjean por la undécima posición, pero no pudo ser. El fondo de su monoplaza resultó dañado en el toque con Magnussen y el F14 T había perdido carga aerodinámica. Alonso, tras una dura lucha con Hulkenberg, acababa ganando la cuarta posición con la que vio la bandera a cuadros.

news_alonso140099mal-630x300
Fernando Alonso, foco de muchas cámaras en la parrilla de salida.

Alonso: “Pequeñas mejoras”

Fernando Alonso: “Los puntos obtenidos hoy son el resultado de un fin de semana sin problemas, en el que las pequeñas mejoras funcionaron como esperábamos y en el que el coche ha mostrado una gran fiabilidad. Definitivamente tenemos que trabajar aún mucho, porque a la vez que nosotros damos pasos adelante, los demás también lo hacen, pero todo el equipo está dando el máximo para reducir las distancias. Todavía hay mucho que aprender en estas primeras carreras, aunque lo de que necesitamos mejorar nuestra velocidad no es ningún secreto, como se pudo ver en mi lucha con Hulkenberg. Pude alcanzarle gracias a que mis neumáticos eran más nuevos, pero está claro que necesitamos mejorar nuestro rendimiento ya desde la próxima carrera. Hará mucho calor en Baréin y los compuestos serán más blandos. Esto podría suponer una ventaja para nosotros, porque aquí con los neumáticos más duros resbalaba mucho. Además, gracias a los datos que hemos recopilado durante los entrenamientos de invierno, podremos extraer más potencial, aunque esto será igual para todos”.

 

Fuente y fotos: ferrari.com